Stéphane Hessel, el adiós de un hombre libre

28. febrero 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

En su obra “Miedo a la libertad” (1941) el psicólogo y filósofo alemán Erich Fromm decía que “la existencia humana y la libertad son inseparables desde un principio” y que “hay tan sólo una solución creadora posible que pueda fundamentar las relaciones entre el hombre individualizado y el mundo: su solidaridad activa con todos los hombres”.

Ayer murió Stéphane Hessel, un hombre libre que aprovechó su paso por la vida para empujar al ser humano hacia la verdadera libertad. Su sólida formación intelectual ayudó a Hessel a no picar los anzuelos de falsas libertades de bandera al viento, ni de centro comercial repleto, ni siquiera de guión anticomunista made in Hollywood.

La verdadera libertad por la que luchó Stéphane Hessel hasta el último de sus días fue esa que es capaz de liberar al ser humano de toda relación opresiva para llevarle a vivir en armonía con sus semejantes y con el medio ambiente que le rodea.

La libertad de Hessel era la misma libertad a la que le cantó José Antonio Labordeta cuando dijo que “haremos el camino en un mismo trazado, uniendo nuestros hombros para así levantar a aquellos que cayeron gritando libertad”. De hecho, Hessel fue uno de esos que estuvo a punto de caer gritando libertad, ya que se libró de la ejecución en Buchenwald cambiando su identidad por la de otro compañero del campo de concentración que había fallecido de tifus.

Tras el revés de la lucha contra el nazismo, la vida de resarció con la oportunidad de participar en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el primer documento de la historia del ser humano en el que se generaliza la protección de toda persona por el hecho de serlo y por encima de cualquier consideración política, económica o cultural.

Lástima que este luchador por la libertad tuviera que pasar los últimos años de su vida combatiendo a quienes quieren forzar un retroceso en los principios de esta Declaración Universal sólo para acrecentar las fortunas de los amos a los que sirven. Contra ellos, y con su bagaje vital a la espalda, Hessel supo ayudar a levantar una oleada de indignación y de compromiso afirmando cosas como que “en este mundo hay cosas insoportables. Para verlo, debemos observar bien, buscar. Yo le digo a los jóvenes: buscad un poco, encontraréis. La peor actitud es la indiferencia, decir ‘paso de todo, ya me las apaño’. Si os comportáis así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre”.

Ojalá no les permitamos jamás que nos hagan perdernos de nosotras y nosotros mismos.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados