Subvenciones y democracia

24. noviembre 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

2.200.000 euros es la suma total que el Ministerio de Exteriores ha concedido este año a algunas de las fundaciones vinculadas a partidos políticos para que realicen diversas actividades de promoción democrática a nivel internacional.

 

La parte del león se la llevan la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), vinculada al PP, con un monto de 1.019.920 euros, y la Fundación Ideas para el progreso, vinculada al PSOE, con 974.820.

 

Al margen de la inmoralidad que supone –en medio de una época de drásticos recortes presupuestarios– dedicar dinero público a estas inútiles fundaciones, cuya única razón de ser es constituirse como vía secundaria de financiación a los partidos políticos, queda la duda acerca de los conocimientos democráticos que FAES y Fundación Ideas trasladarán a países como Cabo Verde, Túnez, Palestina, Guinea Ecuatorial, Uruguay, Chile, Argentina o Colombia.

 

En función de algunas de las últimas actuaciones del PP y del PSOE, FAES y Fundación Ideas podrían organizar charlas acerca de cómo una democracia avanzada se convierte en una especie de campo de concentración al servicio del dios Mercado, con un letrero en la entrada que dice “la austeridad y la precariedad os harán libres”.

 

También podrían explicar que, en el mundo neoliberal, la principal función de un gobernante democráticamente elegido es desoír las protestas sociales que produce su equivocada gestión, ya que la promesa de un buen cargo honorífico en el sector privado a la conclusión de su mandato espanta cualquier temor a la pérdida de votos.

 

Aunque la principal enseñanza que FAES y Fundación Ideas pueden trasladar a los países emergentes es que un consenso constitucional de 33 años debe romperse en menos de un mes a través de una reforma de la Carta Magna sin referéndum, siempre que Merkel y Sarkozy verbalicen una de sus ocurrencias.

Tags: , , ,

Comentarios cerrados