Telecabina Aramón: la decepción llega a Zaragoza

21. febrero 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

El pasado viernes terminábamos nuestro editorial titulado “Telecabina y neocaciquismo” preguntándonos si todo el discurso institucional de los últimos tiempos sobre la nueva Zaragoza del siglo XXI no sería más que propaganda y fuegos artificiales.

 

La empresa Aramón dio el sábado la respuesta con el “cierre cautelar” de la Telecabina que instaló en 2008 sobre el recinto Expo, y que en su momento se aseguró que estaba destinada a quedarse para siempre en la capital aragonesa.

 

Sin embargo, la fecha de caducidad de esta instalación emblemática de la “nueva Zaragoza” ha llegado acompañada del déficit generado, fundamentalmente, por la torpeza de los gestores de Aramón (Gobierno de Aragón + Ibercaja) a la hora de promocionar este medio de transporte lúdico que construyeron hace 3 años, y por no haberle dado una oportunidad tras la apertura de los nuevos equipamientos comerciales, empresariales y culturales previstos para la zona.

 

Pero la decepción de la “nueva Zaragoza” no termina ahí, ya que continúa con una Torre del Agua (Gobierno de Aragón + CAI) cerrada, inutilizada y todavía mutilada respecto a su elemento interior más característico, la genial escultura “Splash!”.

 

Y sigue también con un Pabellón Puente (Gobierno de Aragón + Ibercaja) que sólo abre los fines de semana su parte no expositiva, mientras ésta última permanece inerte y ajena a su propia potencialidad cultural y turística como referente de la capital aragonesa.

 

Y continúa la decepción con un Parque del Agua infrautilizado respecto a los propósitos iniciales, y con unos vándalos que siguen destrozando impunemente las instalaciones del recinto Expo, y con una población zaragozana que ya se ha acostumbrado, no sólo a que le mientan los gobernantes que elige en las urnas, sino también a aceptar sus mentiras como si fueran verdades incuestionables.

Tags: ,

One Comment to “Telecabina Aramón: la decepción llega a Zaragoza”

  1. Luisa dice:

    ¿ Hasta cuando el Sr. Belloc se va a seguir vendiendo a los intereses de los partidos minoritarios? y ¿por qué?. Primero fue el tranvía, a cambio de qué, ahora el telecabina, ¿Que será lo próximo a lo que el Sr. Belloc tendrá que ceder? y a cambio de qué.