Theresa May y sus errores

7. junio 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

No hay ninguna garantía de que los últimos atentados yihadistas que ha sufrido el Reino Unido se hubieran podido evitar si Theresa May no hubiese practicado serios recortes en el Ministerio del Interior entre 2010 y 2016. Según cifras oficiales de la Cámara de los Comunes, en 2010, cuando David Cameron nombró a May ministra del Interior, había en el Reino Unido 171.600 agentes de policía. Sin embargo, seis años después, la cifra había descendido a 151.000.

Los recortes matan, como también lo hacen las deslocalizaciones empresariales o la evasión fiscal.

Sólo por eso, sólo por haber participado de una política económica que produce muertes, Theresa May debería perder mañana las elecciones en el Reino Unido ¿De qué sirve que las comunidades musulmanas en Occidente señalen, aparten y denuncien a los elementos fundamentalistas, si luego no hay suficientes agentes de policía para hacerles un seguimiento?

No caeremos en la demagogia de decir que las víctimas mortales de estos atentados son responsabilidad de Theresa May, puesto que los responsables están perfectamente identificados. Pero sí es matemática y presupuestariamente cierto que las víctimas hubieran tenido una oportunidad de salvar sus vidas, si May no hubiera reducido en 20.000 personas el número de agentes de policía a lo largo de seis años.

Ahora May anda diciendo que está dispuesta a pisotear los Derechos Humanos para garantizar la seguridad de sus conciudadanos. “Si nuestras leyes de Derechos Humanos nos lo impiden, cambiaremos las leyes para hacerlo. Y si soy elegida primera ministra el jueves, ese trabajo comenzará el viernes”, dijo ayer la candidata conservadora.

Sin embargo, al decir esto, May ha pasado por alto un par de cosas. La primera es que el respeto a los Derechos Humanos es la frontera entre las sociedades civilizadas y las hordas de vándalos que intentan acabar con ellas. Las cárceles secretas de la CIA, así lo demuestran.

La segunda es que los atentados no se han visto facilitados por la observancia de los Derechos Humanos en territorio británico, sino por los recortes presupuestarios en materia policial que llevó a cabo Theresa May cuando era ministro del Interior.

Por estas declaraciones, May merece también perder las elecciones británicas de mañana.

El pueblo español tiene verdadero afán por colocar a los corruptos y a los recortadores en primera línea de acción política, pero en un país de larga trayectoria democrática como el Reino Unido, es posible que durante la noche electoral de mañana, Theresa May se arrepienta de haber recortado la capacidad policial de su país para hacer frente a las amenazas terroristas.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados