Todos contra el yihadismo

5. febrero 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La brutal ejecución del piloto jordano Maaz al Kasabeh a manos del llamado “Estado Islámico” puede marcar un antes y un después en la lucha internacional contra el yihadismo. Cierto es que quienes han adiestrado, armado y financiado a estas bestias, tienen mayor responsabilidad que nadie a la hora de darles caza; cierto es que este proceso supone un negocio de doble vía para determinados mercaderes de la muerte; cierto es que algunos Estados árabes juegan a dos barajas, mostrándose como aliados de las democracias occidentales, mientras practican una amplia tolerancia respecto a los grupos terroristas que han nacido al amparo de su fundamentalismo religioso.

Pero no es menos cierto que los avances militares que está logrando el Estado Islámico merecen de la comunidad internacional una contundente respuesta por tierra, mar y aire, ya que el yihadismo supone una negación total de la Carta Internacional de los Derechos Humanos, único conjunto de instrumentos jurídicos y políticos que ha sido asumido como norma a seguir por toda la Humanidad.

La violencia ejercida en nombre del sectarismo religioso o político es la más difícil de combatir, por ser absolutamente irracional y decididamente imprevisible. Pero frente a esta barbarie sociopática, cuyos precedentes más inmediatos podrían ser la Alemania de Hitler o la Camboya de Pol Pot, la comunidad internacional debe contraponer un freno militar a corto plazo, y un modelo socioeconómico inclusivo que priorice la formación cultural y el bienestar de todos los seres humanos, a largo. Y eso debe prevalecer frente a cualquier otra consideración como el suculento negocio que supone la venta de armamento, o la reconstrucción de territorios tras un conflicto bélico.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados