Torre Village: NO es NO

18. octubre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Resulta curioso que el mismo Partido Socialista del “NO es NO” a Rajoy, se convierta en una babosa subalterna de la derecha cada vez que están en juego los intereses de la oligarquía. Ocurrió con la reforma constitucional Zapatero-Rajoy, ha ocurrido con el derribo de Averly, ocurre todos los días en Bruselas, y va a volver a ocurrir esta misma semana en Zaragoza.

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza se dispone a recalificar los suelos de la factoría de Pikolín, con los votos favorables del PP, del PSOE y de Ciudadanos. Allí se instalará un nuevo centro comercial, para mayor gloria de la familia Soláns, propietaria de los terrenos.

Socialistas, populares y naranjas consideran irrelevante el hecho de que Zaragoza sea ya la ciudad española más saturada de centros comerciales, con una ratio de 628 metros cuadrados de superficie comercial por cada 1.000 habitantes.

Socialistas, populares y naranjas pasan por alto los problemas de movilidad, contaminación y precariedad laboral que va a traer consigo el nuevo mega-outlet Torre Village, así como su efecto tóxico sobre el pequeño comercio de proximidad zaragozano.

Porque el único objetivo de socialistas, populares y naranjas es satisfacer los deseos de una de las familias más poderosas de la burguesía zaragozana.

En el caso del PSOE, esta actitud servil hacia los intereses de la derecha económica sólo puede ser enmascarada internamente a través de la demonización del Partido Popular, aunque luego socialistas y populares pacten medidas tan poco relacionadas con los intereses generales del país como una recalificación de terrenos industriales en las afueras de Zaragoza.

En el caso del PP, es preciso tener mucha jeta para recorrer los mercadillos pidiendo el voto de los pequeños comerciantes, cuando de antemano se ha decidido traicionarlos con la instalación de nuevas grandes superficies. No obstante, el juicio Gürtel nos está permitiendo comprobar que jeta es precisamente lo que sobra en el PP.

En el caso de Ciudadanos no hay problema alguno: basta con ponerse siempre del lado de los más ricos.

De este modo, entre quienes defienden la racionalidad urbanística, la dignidad laboral, la movilidad sostenible y la preservación del pequeño comercio de proximidad, sólo queda Zaragoza En Común y su gobierno municipal en minoría.

La reunión que ayer mantuvieron representantes del gobierno municipal con catorce asociaciones de comerciantes de la ciudad (algunas de ellas, muy cercanas al Partido Popular y al Partido Aragonés) es el mejor ejemplo de que ese “populismo de izquierdas” tan denunciado por socialistas y populares, es el único que, a la postre, acaba dando la cara por los damnificados del sistema, incluidos los pequeños comerciantes.

Esperemos que los tenderos y tenderas de Zaragoza recuerden quién se posicionó al lado de quién en el caso Torre Village, cuando los candidatos populares, socialistas y naranjas acudan a sus comercios para pedirles el voto de cara a las próximas elecciones.

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados