Trabajadores, “tranquilos”

7. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Cuando el presidente de una multinacional pronuncia las palabras “Trabajadores, tranquilos”, es cuando los trabajadores y trabajadoras deben comenzar a inquietarse. Mucho más si la frase va justo después de un proceso de fusión o absorción empresarial. Durante las últimas horas, los poderes económicos y políticos han tratado de lanzar un mensaje de tranquilidad ante la inminente adquisición de Opel/Vauxhall por parte de la firma francesa PSA, dueña de Peugeot y de Citroën.

Pero lo cierto es que después del “trabajadores, tranquilos”, el presidente de PSA, Carlos Tavernes, pronunció otra frase algo más inquietante durante la rueda de prensa que ofreció ayer para explicar la operación: “todo el mundo va a tener la oportunidad de demostrar que puede llegar a los estándares de calidad necesarios, y así no se necesitará cerrar plantas”.

Por lo tanto, el nuevo conglomerado Peugeot-Citroën-Opel-Vauxhall no cerrará plantas, si y sólo si los trabajadores y trabajadoras de la firma se avienen a aceptar los nuevos “estándares de calidad”. De lo contrario, y según las propias palabras de Tavernes, se necesitará cerrar plantas”, recayendo -además- la culpa sobre las espaldas de esos trabajadores que no han sido capaces de llegar a los “estándares de calidad” impuestos unilateralmente por la dirección.

Colocando este esquema sobre la realidad de la factoría de Figueruelas, con 16 ejercicios consecutivos de pérdidas económicas en Opel/Vauxhall, a pesar de ofrecer productos automovilísticos muy competitivos en su relación calidad-precio, parece que la enemiga a batir por parte de los nuevos dueños es la dignidad laboral y salarial de la que disfrutan los operarios y operarias de la planta zaragozana.

¿De dónde va a venir entonces la solución para enjugar el déficit y volver a generar ganancias en Opel/Vauxhall? La pregunta tiene muy pocas respuestas, teniendo en cuenta que, en el modelo neoliberal, la única constante es la de los beneficios de los inversores.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Para todos esos filósofos que andan preocupados por el bajo nivel de independencia de los medios de comunicación respecto a los grandes poderes económicos, obsérvese que en este diario nunca ha habido publicidad de Opel, ni de Vauxhall, ni de Peugeot, ni de Citröen

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados