TTIP, TiSA, Teoliberalismo

5. junio 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El dios Mercado ha dado un nuevo mandamiento a sus sacerdotes y monaguillos: eliminar cualquier barrera legislativa, nacional o internacional, que se interponga en su camino. A la luz de lo filtrado este miércoles por Wikileaks y varios medios de comunicación sobre las negociaciones para el Tratado para el Comercio de Servicios (TiSA, por sus siglas en inglés), y recordando lo que ya sabíamos acerca del TTIP (Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión), sólo es posible concluir que una parte de la clase política (fundamentalmente, conservadores, liberales y socialdemócratas) está traicionando la soberanía nacional de los pueblos a los que representan.

El neoliberalismo se está transformando en teoliberalismo, puesto que su fundamento último ya no radica en una determinada ideología, sino en el poder omnímodo de una entidad superior, el dios Mercado, cuya voluntad se antepone a cualquier otra consideración moral, ética, social o legislativa.

El fenómeno no es nuevo, ya que pudimos observar un precedente fallido cuando la condesa Aguirre se enfrentó abiertamente al gobierno de Rajoy para conseguir la inaplicación de la Ley Antitabaco en los casinos que el magnate Sheldon Adelson proyectaba construir en la Comunidad de Madrid.

Pues bien, tanto el TTIP como el TiSA buscan privar a los Estados de su capacidad para contrariar, por ejemplo, a los caprichos de Adelson.

De esta forma, se legaliza la sumisión del poder político al poder económico, y por lo tanto, la democracia queda supeditada a los deseos más indecorosos de unas personas físicas o jurídicas cuyo único propósito en la vida es obtener el mayor beneficio económico a través del menor coste posible.

Si el TTIP y el TiSA siguen adelante, llegaremos a una nueva realidad en la que todo aquello que moleste a las grandes corporaciones empresariales y financieras (la ley, la fiscalidad, la democracia, etc.) será eliminado de las legislaciones nacionales, mientras que todo lo que agrade al dios Mercado (empleos basura, privatizaciones, concursos amañados, etc.) se incorporará de inmediato a la vida cotidiana de la gente.

Los tres grandes grupos parlamentarios de la Eurocámara (populares, liberales y “socialistas”) nos pretenden conducir a una dualidad legislativa, en la que habrá un ordenamiento jurídico para las personas, y otro muy diferente para las multinacionales.

En ningún momento posterior a la caída de Hitler, la democracia había estado tan amenazada en Europa Occidental como lo está ahora, y no precisamente por los partidos emergentes de la izquierda, sino por personas como la condesa Aguirre y sus correligionarios.

De ahí que la respuesta social frente al TTIP y al TiSA deba ser proporcional a la envergadura del ataque que estos instrumentos –hechos por y para ricos–, suponen para la democracia, la libertad, la igualdad y el Estado del Bienestar.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados