Un paso hacia la desigualdad

10. junio 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

En un país donde la cultura siempre ha sido relegada a un segundo plano, ayer tuvo lugar un debate parlamentario que pasó sin pena ni gloria, pero que supone un paso más hacia la desigualdad educativa. Ocurrió en las Cortes de Aragón, donde la consejera aragonesa de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, comparecía para explicar el posicionamiento del Ejecutivo autonómico ante la implantación del grado de Derecho en la universidad privada de San Jorge.

Según la consejera socialista, esto “es positivo” porque “debemos tomar decisiones que mejoren las posibilidades de todos los que quieran estudiar en Aragón”, ya que la Universidad de Zaragoza, de titularidad pública, no ofrece tantas plazas como se demandan para el grado de Derecho. Por ello, en su opinión, la USJ supone una “segunda oportunidad” para los alumnos que no puedan acceder a la universidad pública.

Sin embargo, Pilar Alegría olvidó mencionar un pequeño detalle: mientras la primera matrícula del Grado de Derecho en la Universidad de Zaragoza cuesta 13,77 euros por crédito, en la Universidad de San Jorge, cuesta 146. Una diferencia que puede suponer pagar alrededor de 900 euros anuales en la pública, frente a más de 8.700 en la privada.

Esto eleva el debate celebrado ayer en las Cortes de Aragón hasta un plano muy superior al de una simple implantación de grado en una universidad privada. De lo que realmente se habló en la sede legislativa aragonesa fue de dos cuestiones cruciales para la sociedad en la que vivimos: la igualdad de oportunidades y la mercantilización de la enseñanza.

Resulta imposible hablar de igualdad de oportunidades cuando hasta una consejera socialista bendice el auge de las universidades privadas. Existe alarma social en la izquierda por la privatización de la sanidad, pero pasa sin pena ni gloria el hecho de que los hijos de los ricos puedan ir a las universidades privadas y disfrutar allí de los mejores medios humanos y materiales, mientras los hijos de los trabajadores deben conformarse con una universidad pública cada vez más escuálida, y en la que algunos de sus edificios se caen literalmente a trozos.

Si el PSOE de Pilar Alegría está a favor de la enseñanza pública por ser la única que garantiza la igualdad de oportunidades, ¿por qué favorece entonces la mercantilización de la educación superior?

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados