Un régimen de mataperros, caciques, irresponsables e ineptos

9. octubre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La gestión del primer contagio de ébola en Europa está dejando al descubierto las vergüenzas de un régimen político gestionado por mataperros, caciques, irresponsables e ineptos. El sacrificio del perro Excalibur sin que se hayan acreditado razones epidemiológicas suficientes para tomar esta decisión, no tiene tanto que ver con la crueldad de algunos de los que hoy gestionan el régimen, sino más bien con sus mentiras. Y es que, a pesar de la propaganda oficial en el sentido de que España está perfectamente preparada para controlar la propagación de la enfermedad, lo cierto es que nuestro país carece hasta de las instalaciones adecuadas para mantener en cuarentena a un perro que podría ser portador del ébola.

Una mentira similar a las que siempre han difundido los caciques de este país para mantener a la población en un estado de engaño permanente (aderezado con grandes dosis de panem et circenses), mientras ellos gestionan a su antojo la cosa público-privada.

Caciques que suelen proclamarse irresponsables cuando las consecuencias funestas de sus actos alcanzan a la sociedad en la que viven. Así, según ha insinuado el consejero madrileño de Sanidad, Javier Rodríguez, del contagio de ébola en el Hospital Carlos III tiene la culpa la auxiliar de enfermería contagiada y no la decisión gubernamental de haber traído el ébola a un país que -como se ha demostrado- carece de la capacidad necesaria para evitar que se propague la enfermedad.

En esta misma línea, otros afirman que la catástrofe del Alvia en Santiago de Compostela fue responsabilidad exclusiva del maquinista y no de los altos cargos del Ministerio de Fomento que apostaron por ahorrar presupuesto en medidas de seguridad. De igual manera, la versión oficial sostiene todavía que la tragedia del Yak-42 fue provocada por las circunstancias y no por los responsables del Ministerio de Defensa que contrataron vuelos-basura para repatriar a algunos de los militares desplegados en Afganistán. Incluso hay quienes proclaman que la crisis que comenzó a padecer España tras el estallido de la burbuja inmobiliario-financiera no se debió a la estupidez de quienes promovieron este modelo de crecimiento económico desde las alturas, sino a que la clase trabajadora “vivió por encima de sus posibilidades”.

Podríamos seguir enumerando ejemplos, pero no es necesario porque lo verdaderamente importante es que, frente a este régimen de mataperros, caciques, irresponsables e ineptos, emerge ahora la primera generación de españolas y españoles a los que les ha dado tiempo de crecer y de madurar en democracia. De estas personas, y de todas las demás que se nieguen a aceptar un statu quo que culpabiliza a las víctimas y encumbra a los ineptos, es la responsabilidad de llevar la indignación a las calles y a las urnas.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados