Un triunfo incómodo

29. noviembre 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

La clara victoria de Convergencia i Unio en las elecciones al Parlamento de Cataluña abre una nueva etapa para la comunidad autónoma, en la que finalmente se destierra ese experimento de hibridación entre social–liberales, independentistas de izquierda y federalistas alternativos llamado “tripartito”.

 

Sin embargo, la legislatura no va a ser fácil para el que se perfila como nuevo presidente de la comunidad autónoma. Artur Mas podrá gobernar en minoría si lo desea, aunque para la aprobación de los presupuestos y para la cotidianidad legislativa deberá contar con el PP (y por lo tanto, olvidar su recién estrenada simpatía por el independentismo), o bien aliarse con una ERC que cae en barrena, arriesgándose a compartir con esta formación el pago de la factura que el electorado extiende a todas las formaciones vascas y catalanas que plantean opciones soberanistas (PNV, EA, ERC, etc.).

 

Un previsible triunfo del Partido Popular sin mayoría absoluta en las próximas elecciones generales despejaría considerablemente las incógnitas en cuanto a la gobernabilidad de Cataluña, gracias a un intercambio de apoyos entre el partido de Rajoy y CiU, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlament de Cataluña.

 

No obstante, y teniendo en cuenta los intereses de Aragón, lo importante es que el nuevo gobierno de la Generalitat asuma una posición conciliadora con nuestra comunidad autónoma, en los dos principales conflictos que existen en este momento: la devolución de los Bienes de la Franja y las discrepancias en materia hidráulica.

Comentarios cerrados