Una moción regeneracionista

14. junio 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Muchas personas han tildado de “inútil” la moción de censura presentada por Unidos Podemos contra el régimen de Rajoy, al carecer de los apoyos necesarios para que prosperase. Tan “inútil” como la presentada por el PSOE en 1980 contra Adolfo Suárez, o como la de Alianza Popular contra Felipe González en 1987. Ninguna de ellas tenía posibilidades de salir adelante por falta de votos, pero en cualquier caso, se celebraron.

Sin embargo, la moción de censura que ayer comenzó a debatirse en el Congreso, presenta una diferencia respecto a las dos anteriores. Más allá del cambio de personas y de programas de gobierno, esta moción de censura ha servido por primera vez para comprender la situación actual de nuestro país, reflexionando sobre su evolución política desde el siglo XIX.

La primera parte del discurso de Pablo Iglesias es fundamental para entender la pátina de corrupción político-empresarial que cubre España en estos momentos. La carga regeneracionista de su discurso debería ser transversal entre los diferentes grupos parlamentarios, y también motivo suficiente para que la moción saliera adelante. España ha perdido demasiados trenes regeneracionistas y demasiadas revoluciones democráticas, respecto a países de su entorno cultural como Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Italia, Rusia o Bélgica.

Pero esta moción no triunfará hoy, en parte por las razones que ayer daba en este mismo diario nuestro columnista Manuel Sogas cuando hablaba de las diferencias entre los “lógicos” y los “ilógicos”, y en parte también porque el éxito de la moción pasa por los votos de PSOE y Ciudadanos.

Ni el PSOE de Pedro Sánchez ni el partido naranja de Albert Rivera están hoy en el Congreso para regenerar la vida pública española desde su raíz, es decir, desde esos defectos y corruptelas presentes en ella mucho antes de que regeneracionistas como Joaquín Costa denunciaran hace más de un siglo cosas muy parecidas a las que ayer denunció el candidato Pablo Iglesias.

Bien al contrario, PSOE y Ciudadanos están hoy en el Congreso para apuntalar los intereses de los Mercados frente a los Estados, y a los Mercados les va bien con el gobierno de Rajoy.

Afortunadamente, esta moción de censura eminentemente regeneracionista ha servido para escenificar la incorporación a la vida institucional de una nueva generación (en la que están incluidos también los dirigentes más jóvenes del PP), con una cultura media mucho más alta que cualquiera de las anteriores, y con un compromiso renovador de la vida pública que, tarde o temprano, acabará alcanzando sus objetivos democráticos.

 

Tags: , ,