Una reforma radicalmente equivocada

9. marzo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La convalidación de la Reforma Laboral del Gobierno de Rajoy por parte del Congreso de los Diputados certifica desde ayer que la intención de quienes manejan las riendas institucionales del país no es recuperar la economía española, sino hundirla del todo.

La única intención que se les puede presumir es la de crear una especie de catarsis económica que estremezca tanto a la población como para moverla a aceptar una paulatina transición desde el modo de producción capitalista hacia el esclavista.

Hay dos hechos que sustentan esta teoría. Por una parte –y como hemos denunciado varias ocasiones en este diario–, los poderes económicos y políticos ocultan a la población un dato incuestionable: los avances tecnológicos hacen que ya no haya ni vaya a haber jamás trabajo para todos y todas a ocho horas de jornada laboral.

Por otra parte, y tal como acaba de demostrar la lista Forbes de los milmillonarios del planeta, la crisis que padecemos actualmente no se debe a un exceso de derechos laborales, sino a una cada vez más deficiente redistribución de la riqueza. Según esta publicación, el pasado año se incrementó en un 1,3% el número de personas que poseen más de mil millones de dólares en el mundo (pasando de 1.210 a 1.226), mientras que el volumen conjunto de sus fortunas lo hizo en un 2,2% (de 4,5 a 4,6 billones de dólares).

Incluso en España, el país que posee las tasas de desempleo y de precariedad laboral más elevadas de la Eurozona, hay dos milmillonarios más que el año anterior ¿En qué lugar se encuentran sus capitales? ¿Dónde están sus impuestos? ¿Conocen el concepto de “responsabilidad social”? Y lo que es más importante: ¿para qué le sirve a España este “éxito” individual de algunos de sus ciudadanos?

Con la reforma laboral del PP (pensada únicamente para que los empresarios incrementen sus beneficios sin establecer ningún mecanismo para que éstos sean útiles al interés general), los mecanismos de redistribución de la riqueza seguirán deteriorándose, gracias –fundamentalmente– a los millones de trabajadores, de minipensionistas y de desempleados que el pasado 20 de noviembre decidieron otorgar su confianza y su voto a un partido que jamás les explicó qué medidas económicas concretas pensaba tomar al día siguiente de ganar las elecciones.

 

Tags:

One Comment to “Una reforma radicalmente equivocada”

  1. Iliana dice:

    Que bueno sería que los políticos sean así de claros…pero eso es mucho pedir hoy en día!!! , solo queda confiar en los verdaderos periodistas que hablen claro y alto y lógicamente nosotros los ciudadanos de a pie, sepamos escuchar y no quedarnos como meros espectadores de lo que acontece!.
    Enhorabuena por la información independiente!!!