Unión Europea de Cuatreros

18. marzo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Mientras los grandes capitales fluyen alegremente por todo el mundo conocido, del uno al otro confín (como diría el gran Espronceda) las autoridades neoliberales de la Unión Europea han dado una nueva vuelta de tuerca en su estrategia para solucionar la crisis. Si hasta ahora se habían limitado a robar discretamente salarios, pensiones, prestaciones y dinero para servicios públicos en países como Grecia, Portugal, Irlanda, Italia o España, ahora en Chipre han decidido robar directamente una parte del dinero guardado por los ahorradores en sus cuentas bancarias.

Así, del mismo modo que los cuatreros robaban con nocturnidad y alevosía el ganado estabulado en corralitos del far west, los irresponsables de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional han decidido aplicar la orden berlinesa de que solo habrá rescate a Chipre si previamente se vampirizan los ahorros bancarios de la población.

En la Unión Europea de Cuatreros es posible pisotear la “seguridad jurídica” que ampara a los ahorradores chipriotas, con tal de no lesionar las expectativas electorales de Angela Merkel en los comicios del próximo 22 de septiembre. Lo más indignante es que Mariano Rajoy apela constantemente a la “seguridad jurídica” para descartar la dación en pago retroactiva que exige la sociedad española.

En Chipre, al igual que en España, los desmanes especulativos del sistema bancario los acaba pagando el pueblo con su dinero, mientras la ciudadanía se pregunta por qué nadie supervisó las actividades de los bancos chipriotas cuando todavía era posible reconducir la situación.

Lo más preocupante de todo esto es que algunos especialistas económicos, de esos con un punto de sociopatía que suelen asesorar a los gobernantes neoliberales, ya dan por hecho que las medidas draconianas de austeridad que la Unión Europea de Cuatreros va a imponer a los chipriotas conducirán al país a la depresión económica. Y lo dicen con total tranquilidad.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados