Vía de luz

3. diciembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Cuando los barcos moribundos están en proceso de hundimiento, es habitual que se vayan abriendo nuevas vías de agua en el casco. En el caso de la economía española, la vía que ayer se abrió no fue de agua sino de luz, tras el anuncio de que el Estado no regalará 3.600 millones a las grandes compañías eléctricas el próximo año para compensar el déficit tarifario, es decir, por la diferencia entre lo que pagan los consumidores y los costes de generar o adquirir la electricidad.

De la farragosa jerga técnico–administrativa que rodea el déficit tarifario, cualquier ser humano normal puede deducir que las pérdidas acumuladas por el caótico proceso de liberalización y privatización de la energía eléctrica en España, van a ser abonadas por los consumidores, y no por los contribuyentes (que, esencialmente, son las mismas personas), ya que éstas eran las dos únicas opciones que había sobre la mesa.

La reacción del dios Mercado ante la noticia de ayer describe perfectamente el mundo de locos especuladores en el que vivimos. Las acciones de las principales eléctricas cayeron después de que los inversores supieran que no va a haber dinero estatal a corto plazo para compensar su déficit, pero su valor se incrementó en el mercado de futuros, que es el lugar donde se apuesta sobre el precio que tendrá un bien o servicio dentro de un tiempo determinado.

En cualquier caso, el previsto incremento de alrededor del 15% en la factura de luz que llegará a cada uno de los hogares españoles a partir de enero de 2014, será un nuevo atentado contra el poder adquisitivo de la mayoría de la población, y por tanto, un eslabón más de la cadena que impide la recuperación económica del país.

Lo más gracioso (por definirlo de alguna manera) es que si a los ultraliberales que hoy okupan (*) la Moncloa alguien les propusiera elevar una media del 15% los impuestos directos (con una subida, por ejemplo, del 5% para las rentas más bajas, y del 30% para las más altas), hubieran rechazado inmediatamente la propuesta alegando que la medida sólo iba a conseguir reducir la capacidad de consumo de las familias y las empresas, con la consiguiente caída de la producción y del empleo. Sin embargo, el gobierno del PP va a tolerar sin despeinarse una subida del 15% en el recibo de un bien de primera necesidad como la energía eléctrica. Es la coherencia ideológica que siempre ha distinguido a los liberales y a sus diferentes prefijos (neo, ultra, social,…).

Esa misma ideología es la que les permitirá dirigirse el año que viene a los pensionistas para explicarles que, con una subida del 0,25% en su nómina y del 15% en su recibo de la luz, el Gobierno garantiza el mantenimiento de su poder adquisitivo.

__________

(*) este verbo se escribiría con “c” sólo si el partido de Rajoy hubiera sido leal con la ciudadanía a la hora de presentarle el programa electoral que pensaba desarrollar desde el gobierno

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados