Votar en las Europeas

9. mayo 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

A lo largo de los últimos años, la ciudadanía española, atónita por los recortes, reformas laborales, rescates bancarios, privatizaciones, desahucios y otras medidas antisociales que ha venido sufriendo, ha escuchado de boca de sus gobernantes que esas políticas venían ordenadas por Europa y que poco se podía hacer a nivel nacional.

Lo obligatorio, ciertamente, no es que la UE practique una política económica ligada a los caducos principios del neoliberalismo, sino que las políticas económicas de los Estados miembros tiendan a aproximarse cada vez más en el marco de una Unión Europea que cada vez se parece más a un Estado confederal, y menos a un organismo supranacional.

En este sentido, y tras la promulgación del Tratado de Lisboa en diciembre de 2009 (sucedáneo pobre de la felizmente fallida “Constitución de la UE”), es innegable que el Parlamento Europeo ha dejado de ser un mero órgano consultivo y casi vacío de competencias, para convertirse en una verdadera cámara legislativa con funciones similares a las del conjunto de gobiernos nacionales representados en el Consejo Europeo.

Por eso, el hecho de que existan unas mayorías políticas u otras en la Eurocámara ya no resulta baladí para los millones de ciudadanos que hasta ahora se han indignado con las europolíticas de Bruselas, ni para aquellos otros que las han apoyado.

Lo que ocurra a partir de ahora con las farolas de nuestro barrio, con el nivel de asistencia en la sanidad pública, con las condiciones laborales en las que somos contratados, con las prestaciones sociales que recibimos, o con la calidad de la enseñanza pública que se presta a nuestros niños y jóvenes, está directamente vinculado a lo que digan las urnas europeas.

De ahí que sea imprescindible que toda la ciudadanía europea plasme su opinión en un sobre cerrado el próximo 25 de mayo, ya sea para ratificar que las cosas sigan estando como están, ya sea para apoyar a quienes defienden que el poder político no debe permanecer sometido al poder económico.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados