Wikileaks: nada nuevo bajo el sol

30. noviembre 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

A pesar del revuelo montado en todo el mundo, los documentos del Departamento de Estado norteamericano publicados hasta ahora por Wikileaks a través de cinco prestigiosos diarios, no aportan nada que no supiéramos. Ya sabíamos que el PP perdió las elecciones generales de 2004 por haber mentido a la población en las horas posteriores al 11–M. Ya sabíamos que Rodríguez Zapatero es una especie de ciclotímico ideológico, capaz de pasar de la izquierda a la derecha en cinco milisegundos.

 

También sabíamos que Berlusconi es un tipo más preocupado por los encantos del género femenino que por los asuntos de Estado, que Sarkozy (a pesar de quedar lejos de la talla física y política de De Gaulle) intenta constantemente reverdecer la grandeur de Francia en el escenario internacional, que EEUU pretende aislar por todos los medios a la Venezuela democrática de Hugo Chávez mientras defiende los asesinatos de civiles cometidos por Israel o Marruecos, y que Mahmoud Ahmadinejad es un loco peligroso cegado por sus ideas teocráticas.

 

Habrá que esperar a las próximas semanas para conocer revelaciones más sorprendentes. Sin embargo, lo que sí ha revelado esta filtración de documentos es que los servicios de espionaje y de contraespionaje norteamericanos siguen siendo igual de incompetentes que cuando se enteraron de los ataques a Pearl Harbor o a las Torres Gemelas después de oír el estruendo.

 

Y también han servido estas filtraciones para que la ciudadanía se reencuentre con la libertad de prensa, cada vez más cercenada por las ingenierías financieras y las presiones político–económicas que se extienden alrededor de los grandes grupos de comunicación. Los diarios El País (España), New York Times (EEUU), The Guardian (Reino Unido), Le Monde (Francia) y Der Spiegel (Alemania) están demostrando una enorme valentía al publicar unos materiales que más de un miembro de sus consejos de administración hubieran deseado ver publicados sólo en la web de Wikileaks.

Comentarios cerrados