Y el recinto Expo volvió a brillar

16. septiembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El pasado fin de semana se ha conmemorado el quinto aniversario de la clausura de Expo Zaragoza 2008 y de la caída de Lehman Brothers, hecho que sirvió como pistoletazo de salida para la crisis financiera mundial. La recesión ha marcado el proceso de reconversión del recinto Expo tras la conclusión de la muestra internacional. A pesar de ella, el Gobierno de Aragón ha hecho un gran trabajo a la hora de transformar los antiguos edificios Lluvia, Viento y Sol en el Parque Empresarial Dinamiza, así como el edificio Ríos y el pabellón Ebro 1 en la nueva Ciudad de Justicia.

Sin embargo, en la parte occidental del recinto quedaban varias asignaturas pendientes gracias a la falta de dinero y/o de interés de las dos principales entidades financieras de esta comunidad autónoma. En numerosas ocasiones durante estos últimos cinco años hemos denunciado desde este mismo espacio la inmensa decepción que suponía para muchos zaragozanos tener que dar una respuesta negativa a los visitantes que les preguntaban en el meandro por los horarios de apertura del Pabellón Puente, de la Torre del Agua o del Telecabina.

Pero este fin de semana, algo cambió en el recinto Expo. Las personas podían acceder libremente a la parte “prohibida” del Pabellón Puente gracias a la magnífica exposición “Memoria del futuro: continúa”, organizada por el Ayuntamiento de Zaragoza y la sociedad pública Expo Zaragoza Empresarial. Paralelamente, la Torre del Agua recibía el sábado por la mañana una carrera popular y solidaria conmemorativa del quinto aniversario de Expo 2008, con la destacada y heroica presencia de nuestro deportista paralímpico Joaquín Pacheco, que ascendió y descendió las rampas de los 23 pisos del edificio en su silla de ruedas.

La Torre recibía también a lo largo del fin de semana un maratón de visitas guiadas ofrecidas de manera gratuita y desinteresada por los miembros de la Asociación Legado Expo, que una vez más, hicieron gala de su vocación de servicio a Zaragoza. Casi 300 personas pudieron conocer el interior de este edificio emblemático que ha permanecido incomprensiblemente cerrado al público durante cinco años tras la clausura de la exposición internacional.

Y mientras todo esto ocurría, la marca automovilística Honda preparaba minuciosamente su próximo spot publicitario en la plaza Lucas Miret, uno de los lugares europeos que más belleza arquitectónica atesora al estar rodeado por el Pabellón Puente de Zaha Hadid, por el Palacio de Congresos de Nieto y Sobejano, por la escultura “El alma del Ebro” de Jaume Plensa y por la Torre del Agua de Enrique de Teresa.

De este modo, el recinto Expo vivía este fin de semana un momento de renacimiento después de una época de oscurantismo que consiguió apartarlo de su función cultural y turística durante todo un lustro. Esperemos que el impulso continúe y que las tinieblas medievales sean ya para siempre cosa del pasado. Próximo objetivo: el Telecabina.

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados