Y la carroza se transformó en calabaza…

3. julio 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El bello sueño en el que España se ha sumido durante las últimas tres semanas gracias a La Roja, terminó en la medianoche de ayer. Atrás quedaron goles, triunfos y euforias desatadas, para dejar al descubierto un país en el que suben de forma desmedida los precios de la luz, del gas, de los medicamentos, del butano o de los servicios públicos, mientras el poder adquisitivo de la mayoría disminuye de forma alarmante.

La carroza que nos llevó al baile de la Eurocopa se transformaba anoche en calabaza. No es el momento de reprochar a nadie que se haya dejado llevar por las emociones deportivas durante estas tres semanas. Es bueno tomarse un descanso mental de vez en cuando, teniendo en cuenta que el ser humano tiene una mitad racional y otra emocional.

De lo que ha llegado el momento es de comprender que la España económica y social sigue en el mismo punto en el que estaba antes del inicio de la Eurocopa, y que sólo la presión de la ciudadanía hacia un Gobierno que desoye al pueblo, incumple la Constitución y obedece ciegamente los mandamientos del dios Mercado, puede contrarrestar un deterioro socioeconómico que se encuentra ya próximo al punto de no retorno.

Una vez más debemos recordar que subir el precio de los servicios básicos muy por encima de los incrementos salariales, no sólo es antisocial, sino también antieconómico, ya que genera empobrecimiento y un país empobrecido no puede crecer, crear empleo ni devolver deuda.

La población española tiene el deber de manifestarse contra estas tropelías, con el mismo ímpetu con el que ha salido a la calle para celebrar el fenomenal triunfo de La Roja en la Eurocopa. La diferencia es que en esta ocasión, los héroes no sólo serán 23 compatriotas, sino millones de personas que buscan mejorar sus aspiraciones vitales y las de sus familias.

Una convocatoria del tipo “un millón de personas rodeando pacíficamente La Moncloa” (quizá al hilo del ejemplo que están ofreciendo los mineros de nuestro país) podría hacer reflexionar a nuestros gobernantes sobre la falta de idoneidad de sus medidas de política económica.

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados