Y Merkel se fue a China

31. agosto 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Seguramente, ni el más pesimista de los conservadores estaba hace veinte años en situación de vaticinar que en agosto de 2012 una cancillera alemana de la CDU estaría en Pekín suplicando a un miembro del Partido Comunista Chino que su país comprara deuda soberana de la Unión Europea. Sin embargo, esto ocurrió ayer en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín durante el encuentro que mantuvo Angela Merkel con el primer ministro chino Wen Jiabao.

China está dispuesta a prestar a Europa una parte de los beneficios obtenidos gracias a las deslocalizaciones masivas de industrias europeas, para evitar que la economía del Viejo Continente colapse y deje de importar las manufacturas procedentes del país de Mao Tse–Tung.

Esta y no otra es la razón por la que ayer Wen Jiabao promocionaba ante Angela Merkel la idea de que Europa debe conjugar la consolidación fiscal con las medidas públicas de estímulo a la economía, en la línea de lo apuntado últimamente por algunos líderes socioliberales como François Hollande, Barack Obama o Alfredo Pérez Rubalcaba.

Pero si China presta a Europa el dinero necesario para que Europa compre los productos chinos que antes se fabricaban en Europa, ¿cómo se beneficia China de la operación? Todo parece indicar que, ante una UE cada vez más empobrecida, endeudada e imposibilitada para hacer frente a sus obligaciones crediticias, China obtendrá de este círculo vicioso más beneficios políticos que económicos.

Al fin y al cabo, este es el esquema que los países ricos y las grandes multinacionales han aplicado durante décadas sobre multitud de estados de África, Asia y América Latina.

Por cierto, en la reunión de ayer entre Merkel y Jiabao no se trataron temas como la falta de libertades en China, la continua violación de los Derechos Humanos por parte de los dirigentes del Partido Comunista Chino, o el atropello a las legítimas aspiraciones de algunas naciones como el Tíbet que se encuentran sometidas desde hace tiempo a los designios de este “Imperio del Mal”.

Otra decepción para todos los conservadores “ultrademócratas” europeos.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados