Activado en Aragón el plan de emergencia por inundaciones en fase de prealerta

4. julio 2014 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> La medida ha sido acordada a las 2:15 horas tras las intensas lluvias de ayer en varias comarcas y en previsión de las que se esperan para hoy

Zaragoza.- Las importantes lluvias caídas en las últimas horas y que han afectado fundamentalmente a las comarcas de la Comunidad de Calatayud, Valdejalón, Campo de Borja, Tarazona y el Moncayo y Ribera Alta del Ebro han provocado crecidas en algunos ríos como el Jalón, el Huecha o el Queiles. Ante esta situación, el consejero de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, ha firmado a las 2:15 horas la activación del Plan de Emergencia por Inundaciones en fase de prealerta como medida de precaución.

Según ha apuntado Suárez, “la situación tiende a mejorar sensiblemente” y las previsiones meteorológicas y las que maneja la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) apuntan a un mantenimiento de los caudales durante este viernes, comenzando a bajar a lo largo de la tarde. No se esperan problemas dignos de mención, por lo que el Plan de Emergencia podría quedar desactivado a lo largo de la jornada de este viernes.

En cualquier caso se recomienda, fundamentalmente, “alejarse de los cauces de los ríos y barrancos, buscando zonas elevadas” para evitar posibles inundaciones y riadas; “no estacionar vehículos en las márgenes de los ríos” o en zonas potencialmente inundables, y “no cruzar vados o puentes que puedan tener riesgo de hundimiento”. En definitiva, según ha señalado Suárez, “precaución y sentido común”.

Las fuertes lluvias caídas entre las 13:00 y las 15:00 horas de ayer en las comarcas de Calatayud, Valdejalón, Aranda y la Ribera Alta del Ebro anegó calles y carreteras, desbordó ríos, arrastrado coches y produjo graves daños en fábricas e inmuebles de Calatayud, Épila, Illueca, Pedrola, Terrer y Brea de Aragón, entre otras localidades.

En Calatayud, las fuertes lluvias dejaron en el casco urbano hasta40 litrospor metro cuadrado. Algunas calles, como la Rúa o la travesía de San Francisco se convirtieron en auténticos ríos, y varias granjas y locales comerciales sufrieron daños considerables.

Según el alcalde de la localidad, José Manuel Aranda, la tromba de agua arrastró tierra y desechos por las calles de la ciudad bilbilitana. También las carreteras se vieron afectadas: algunos tramos de la autovía A-2 estuvieron completamente anegados y tuvieron que ser cortados al tráfico.

En Illueca, la peor parte de la tromba de agua se la llevó el polígono industrial del Arenal. El agua invadió varias fábricas de calzado debido a la obstrucción de desagües, y, en una de ellas, el techo cedió ante la potencia de la tromba, sin provocar heridos.

El río a su paso por la localidad se desbordó y, según el alcalde de Illueca, Ignacio Herrero, el agua produjo daños en la guardería y la escuela municipales. La Guardia Civil, Protección Civil y los bomberos de la localidad tuvieron que realizar varias salidas.

En Épila, la tromba de agua descargó en torno a las 15:00 horas, duró unos quince minutos, y en algunas partes del casco histórico dejó hasta 40 litrospor metro cuadrado. Al igual que en Calatayud e Illueca, el agua entró en varias granjas y locales comerciales. La carretera autonómica 1101, que conecta con la A-2, tuvo que ser cortada al tráfico, y, según fuentes del Gobierno de Aragón, en la Nacional 232, un coche “se ha cruzado en medio de la carretera”, sin producir colisiones ni heridos.

Según el teniente de alcalde de Épila, Jesús Bazán, “por el centro del pueblo no se podía circular y la rotonda de las piscinas se encontraba totalmente anegada”. Bazán ha reconocido que “si la tromba hubiese durado más, los daños habrían sido mucho peores”.

En Gallur, el Gobierno de Aragón informó de que una mujer y tres niños tuvieron que abandonar el vehículo en el que iban al ser arrastrados por la fuerza del agua en una de las calles de la localidad.

En Terrer, no solo se vieron afectadas las carreteras, sino también el tránsito ferroviario: un tramo de la vía que transita el ferrocarril convencional se vio completamente anegado y tuvo que ser cortado. También se produjeron dificultades en la A–2301 entre Mesones y Tierga.

En Pedrola, el agua inundó bajos y garajes, y un tramo de la CV-620, entre Pedrola y Tabuenca tuvo que ser cortado al tráfico. En Brea de Aragón, además de fuertes lluvias, se registró granizo de intensidad.

La alerta naranja se mantiene

La alerta naranja se mantiene en las zonas de Albarracín, el Jiloca y la Ibérica zaragozana. La alerta amarilla está activada en el resto de la comunidad autónoma.

Ante tormentas de este tipo, el Gobierno de Aragón recomienda alejarse de alambradas, verjas y objetos metálicos. Si la persona se encuentra en un campo abierto, se deben evitar los árboles. Asimismo, es recomendable alejarse de los cauces de ríos y de los barrancos, buscando zonas elevadas para evitar posibles inundaciones y riadas.

Foto: Gobierno de Aragón

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados