Álvaro Sanz: “La amenaza de la izquierda es que no sepamos entender el mandato que nos han hecho las clases populares”

6. abril 2017 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> Entrevista al nuevo coordinador general de IU Aragón, Álvaro Sanz, recién elegido por la XII Asamblea de la organización

La XII Asamblea de IU Aragón, que finalizó el pasado 22 de marzo, propuso al ejeano Álvaro Sanz como nuevo coordinador general de la formación de izquierdas aragonesa. Después de quince años con Adolfo Barrena como líder, Sanz será ahora el encargado de afrontar los nuevos retos de la izquierda, en la que será necesario entenderse con una formación sin historia como es Podemos, que ha conseguido irrumpir en el panorama político aragonés y nacional como una auténtica apisonadora. Como labor primordial para los próximos meses, IU deberá poner en práctica los principios de actuación que quedaron plasmados en la Asamblea, entre los que destaca su relación con las confluencias electorales, como la que gobierna el Ayuntamiento de Zaragoza y de la que forman parte varios militantes de IU. Sanz deberá ser ratificado como coordinador general próximamente, cuando se sumen al órgano de dirección veinte nuevos miembros. Fuente y foto: Aragón Press

¿Es difícil mantener unida a Izquierda Unida? ¿Cree que esa es a partir de ahora una de sus principales labores?

Nuestra principal labor no es solo mantener unida a IU. Si los debates son intensos en lo dialéctico es porque queremos una IU más capaz y más unida para llevar a cabo todo el trabajo que tenemos por delante. Nuestro trabajo ahora pasa por construir un gran espacio político que, junto a otros, revierta la situación que sufre la gente. Ahí tenemos que hacer mucho trabajo interno para avanzar en todo aquello que ha arrojado la XII Asamblea. Es una dirección muy plural, lo que es motivo para alegrarnos porque refuerza la naturaleza última de nuestra organización como movimiento político y social plural en el que conviven muchísimas culturas políticas. Esa es su riqueza.

El resultado que obtuvieron las dos candidaturas que se presentaban para formar la nueva coordinadora fue muy ajustado. ¿Lo esperaba?

Sí. Ambas partes incluso lo hablábamos porque el debate ha sido muy cordial y de confrontación de ideas y de equipos. Ambos sabíamos que el resultado iba a ser el que ha sido. Es muy importante que ese resultado se ponga en valor para trasladarlo al trabajo colectivo y hacia afuera. Difícilmente podremos construir algo más grande, que supere todos los espacios políticos que están luchando por la transformación social, y una agenda de progreso en Aragón, si el espacio que representa IU, que ha sido pionero en la confluencia y es una confluencia en sí misma, no aporta todo su caudal de experiencias, de ideas y de gentes para profundizar en esa tarea. Sabíamos que iba a ser un resultado en esa dirección. Nos congratulamos de que haya sido así y tenemos una tarea muy bonita por delante. Es verdad que va a ser un trabajo arduo, pero interesante para hacer de IU esa herramienta que necesita la sociedad aragonesa.

¿Comparte que algunos compañeros de la nueva coordinadora, como representantes de la candidatura con la que competía la suya, decidieran no pronunciarse cuando fue propuesto candidato para ser líder de IU en Aragón? ¿Usted habría hecho lo mismo en caso contrario?

Uno nunca sabe cómo hubiera reaccionado en el marco de una Asamblea que ha durado más de cuatro meses, que se ha llevado hasta la última asamblea de base y que ha generado una dinámica de debate permanente. Y me parece absolutamente legítima la posición de los compañeros que no hicieron otra cosa que respetar la voluntad de la militancia, que es de verdad quien voto y eligió los documentos y la dirección de IU. No hay que olvidar que hemos sido elegidos por sufragio universal, por votación directa de los militantes y simpatizantes. Es verdad que, por un estrecho margen, la lista que encabezaba salió más votada,pero teníamos muy claro que teníamos que conformar una dirección de unidad. Los compañeros que decidieron no participar en la votación lo hicieron precisamente para mostrar que asumían ese resultado pero tenían una posición diferente. Es legítimo y es normal en una formación como IU.

Ahora deberá ratificar la coordinadora su elección como coordinador general, cuando se sumen a ella veinte personas más procedentes de las secciones territoriales de IU Aragón. ¿Teme la llegada de este momento?

Para nada. Ahora nos estamos planteando cuáles van a ser los plazos para tener el órgano de dirección completo porque lo que necesita IU es ponerse a funcionar a pleno rendimiento. En ese sentido, no hay ningún problema porque todos somos conscientes de que el trabajo ya no es de dos partes, sino de IU. Va a ser un trabajo profundamente colegiado, que respete la realidad emanada de la XII Asamblea y que tiene que servir para poner en marcha el acuerdo político al que llegó y que aprobamos prácticamente por unanimidad.

¿Cuando inició sus contactos con la izquierda aragonesa?

Evidentemente, en mi asamblea de base, en mi pueblo. Recuerdo con muchísimo cariño cuando venían personas que llevaban muchos años militando. Éramos un grupo de chavales jóvenes, bastante rebotados que nos movíamos en el ámbito de la insumisión, del antimilitarismo, del pacifismo y, sobre todo, de la agitación cultural, desde una perspectiva muy clara. En un pueblo en el que no encontrábamos nuestro sitio, nos organizamos. A partir de ahí, cuando ves que la gente se mueve en tu misma dirección y quieren cambiar las cosas como las quieres cambiar tú empiezan a desdibujarse mucho las fronteras respecto a no afiliarse a un partido. Después me vine a Zaragoza y encontré otra realidad en la que también me impliqué muchísimo con la salida del coordinador general que había antes que Adolfo Barrena. A partir de ahí comenzamos a trabajar con la asunción de responsabilidades poco a poco.

La irrupción de Podemos fue un momento delicado para IU. Además, usted estaba entonces en el Congreso de los Diputados. Pasado ya el tiempo, ¿este hecho es más una amenaza o una oportunidad?

Yo creo que no es una amenaza. Cualquier formación política de la izquierdas tiene que pensar en las clases populares y lo que es lo mejor para este país. En ese sentido, la amenaza va a ser que no seamos capaces de entender ese mandato todas las organizaciones. IU está convencida de ello y llevamos en nuestro ADN la coalición. Cuando yo estuve en Madrid, representaba a un espacio que superaba a mi organización, junto a CHA y muchísima gente independiente y antes que esa ha habido otras experiencias de coalición. A partir de ahora tenemos una agenda común que trabajar y hay que intentar estar a la altura para afrontar ese reto. Cada organización tiene su identidad, pero debemos compartir lo que nos une, que es la necesidad de mejorar la sociedad.

Su predecesor en el cargo es Adolfo Barrena ha estado quince años en el cargo ¿Qué supone para usted su figura?

Para mí Adolfo es un amigo, además de un compañero. Es una persona que ejemplifica la militancia desde el ejemplo, el compromiso, el sacrificio y la generosidad. Siempre con buena cara para sus compañeros y compañeras a pesar del carácter madrileño que le caracteriza. Es un hombre que, como él decía, pasa página pero no puede cerrar el libro porque es imprescindible para el ámbito de la izquierda. Él asumió la dirección en un momento muy complejo y, hoy día, la organización es una figura gracias al trabajo colegiado que él lideraba.

La diputada de las Cortes por IU, Patricia Luquin, ha sido su número dos en la lista que ha encabezado para conformar la coordinadora ¿Qué destacaría de ella?

Con Patricia tengo una amistad profunda y me parece una figura importante también dentro de la izquierda, por la capacidad de trabajo, la solvencia, la generosidad y la franqueza que tiene. Es una mujer íntegra y espectacular. Es un apoyo fundamental para este proyecto. Gente como ella es imprescindible para dotar a esta organización de la longitud de onda que necesita para llegar a más gente. Además de muy didáctica, Patricia es un ejemplo.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados