El exdirector de la CAI declara que la compra de viviendas con descuento para directivos era “conocida” en la caja

24. octubre 2016 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> Tomás García Montes ha calificado como “una práctica habitual” los viajes turísticos al extranjero para recompensar a directivos

Zaragoza.- El exdirector general de la antigua Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI) Tomás García Montes ha asegurado este lunes en la Audiencia Provincial de Zaragoza, que la compra de viviendas por parte de directivos con descuentos de hasta el 50% era “conocida” en la entidad. Del mismo modo, ha calificado como “una práctica habitual” los viajes al extranjero para recompensar a los directivos que formaban parte de sus sociedades y no cobraban por ello.

Así lo ha explicado a los magistrados que, desde este lunes, le juzgan como presunto autor de un delito continuado de administración desleal por el que se enfrenta a tres años de cárcel, según la petición de la Fiscalía. Una pena que se eleva a 16 años de cárcel en el caso de las acusaciones particulares, ejercidas por la CAI y la Confederación Intersindical de Cajas.

Junto a él también se sientan en el banquillo otro exdirectivo de CAI, Francisco Javier Alfaro, y uno de los socios de los negocios inmobiliarios de la entidad en el sur, Ramón Marrero. Ambos han declarado en el mismo sentido que García Montes, que fue director general de la entidad entre 2005 y 2009.

A García Montes y a Alfaro se les acusa de haber comprado dos inmuebles en el Puerto de Santa María a la empresa Soto de Vistahermosa, en la que CAI participaba al 32%, con una rebaja del 50% en su precio. Al respecto, el exdirector general de la entidad ha explicado que fue su antecesor, Luis Calvera, quien comentó la posibilidad de que se hiciera alguna “oferta comercial” a directivos de la caja interesados en adquirir una vivienda.

De esa manera “se favorecería poder tener después más relaciones en la zona y favorecer el negocio”, ha explicado. Una decisión que a los promotores de la zona “les pareció bien porque les permitía tener reserva potencial de compradores y transmitir una imagen de compromiso de permanencia”, ha añadido. Así, en 2003 él fue uno de los directivos interesados en comprar una vivienda “con el descuento que correspondiera y que definían los constructores”, ha precisado.

Sin embargo, los promotores les pidieron que esperaran a otra fase para “atender primero la demanda local”, ha explicado. En 2007, cuando finalmente adquirieron la vivienda, les aplicaron “el precio de la primera fase”, tal y como habían acordado, según la declaración de García Montes. Este acusado ha asegurado que esto era una cuestión “conocida y transparente” en la entidad y ha apuntado que desconoce si en su vivienda se hicieron además reformas valoradas en casi 84.000 euros.

Viaje a Egipto

García Montes disfrutó además de un viaje a Egipto junto a once personas, entre ellas los otros dos acusados, cuyo coste, casi 200.000 euros, sufragaron tres sociedades en las que participaba CAI. Se trataba de “una práctica generalizada” en el sector y de la que disfrutaban otros directivos. “Los empleados de la caja no percibían remuneración por ser consejeros de esas sociedades. Hacían con esto [con los viajes] una especie de remuneración y de atención”, ha explicado García Montes.

En el mismo sentido, Javier Alfaro ha señalado que se trataba de un “detalle”. “Yo no puedo negarme a una práctica habitual de lo que hacían mis superiores”, ha precisado, e incluso ha añadido que a muchos viajes no le apetecía ir. Sobre la compra de viviendas con unas condiciones especiales, este acusado ha apuntado que “los negocios en el entorno de CAI Inmuebles tenían supervisión”. Su exmujer, María de los Ángeles Álvarez, que ha declarado también como responsable civil subsidiaria, ha corroborado la versión de Alfaro.

Por su parte, Ramón Marrero ha explicado que todas las decisiones pasaban por el Consejo de Administración de Soto de Vistahermosa y ha explicado que les pareció “estupendo” que CAI llegara al Puerto de Santa María “con una capacidad de inversión enorme”. “Nos parecía un mercado extraordinario desde el punto de vista inmobiliario”, ha explicado. Para esta sociedad “en absoluto” supuso alguna pérdida esa “oferta comercial global” a directivos de CAI para que adquirieran viviendas en el sur de España. Marrero ha enmarcado asimismo el viaje a Egipto en “una situación económica muy holgada” y lo ha presentado como un “agasajo”.

Foto: Aragón Press

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados