El mundo despide a Fidel Castro con un acto multitudinario en La Habana

30. noviembre 2016 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Internacional

>>> Más de un millón de personas acudió a la plaza de la Revolución para rendir homenaje al expresidente cubano

La Habana (Cuba).- Más de un millón de personas se reunieron anoche en la plaza de la Revolución de La Habana para homenajear a Fidel Castro, en el acto central de cuantos se han programado tras el fallecimiento del expresidente cubano. Delegaciones de más de 50 países acudieron al evento.

Antes, en la Misión de Cuba ante las Naciones Unidas, el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, acudió para firmar el libro de condolencias abierto en esa sede diplomática. Ban destacó a Castro como “enérgica voz a favor de la justicia social”, y como “figura emblemática de la revolución cubana”.

La Asamblea General de la ONU también recordó ayer la figura de Fidel Castro. Antes de guardar un minuto de silencio en su memoria, el presidente de la Cámara, el fiyiano Peter Thompson, afirmó que Castro “fue un defensor incansable de la igualdad en el escenario internacional y una inspiración para los países en desarrollo”, y que “su dedicación para su avance, especialmente en el ámbito de la salud, será siempre recordado”.

Pero el principal punto de atención estaba ayer, sin duda, en La Habana, donde a las 19:00 horas (hora local, 1 de la madrugada en la España peninsular) comenzaba el homenaje a Fidel Castro con la lectura del poema “Marcha triunfal del Ejército Rebelde”, de Jesús Orta, a cargo de la actriz Corina Mestre.

A continuación tomaron la palabra algunos de los representantes internacionales presentes.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, inició el turno de intervenciones afirmando que en el continente más desigual del planeta”, Castro dejó el país con esperanza de vida más alta, sin ningún niño viviendo en la calle”. “Con el comandante Fidel, con Camilo, el Ché y Hugo Chávez, aprendimos a creer en el hombre nuevo latinoamericano, capaz de librar la lucha permanente para construir un mundo de justicia y de paz”, dijo Correa.

Le siguió en el uso de la palabra Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica, que recordó que “Fidel estuvo al lado nuestro para aislar al régimen del apartheid”, ya que la Cuba revolucionaria siempre ha sido un país aliado de los oprimidos”. “Fidel desplegó tropas de combate, asesores, y equipamiento para defender a Angola, misión que comprendió también liberar a Namibia, frente a las fuerzas mercenarias apoyadas por la Sudáfrica racista”, señaló Zuma, que concluyó su intervención afirmando que en África, Cuba no estaba buscando riquezas; los cubanos solo querían ver la libertad y el fin del colonialismo”.

Por su parte, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, reconoció que bajo la dirección de Fidel, Cuba emprendió el desarrollo de un sistema de salud pública, una capacidad de investigación científica e industria farmacéutica, así como una infraestructura deportiva reconocida por sus campeones”, y que a título personal, había perdido un amigo y a un excelente maestro, que mostró un interés real en los problemas de los pequeños estados insulares”.

Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, dijo que la Revolución cubana nos llenó de espíritu y Fidel nos impulsó a la lucha revolucionaria”, y que “Cuba es un ejemplo de todo lo que es posible alcanzar por la felicidad de la gente. Fidel y sus ideas viven en los corazones de millones de seres humanos que luchamos por el bien de la humanidad; sus ideas se multiplicarán”.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, fue el único mandatario europeo que tomó la palabra. En su discurso afirmó que despedimos a un símbolo de la lucha internacional de la resistencia, que con su ejemplo inspiró a los pueblos del mundo”. “Fidel ha fallecido pero siempre estará presente, en las pequeñas y grandes batallas de los oprimidos del planeta, en la fuerza de aquellos que luchan con pasión para reclamar lo imposible y cambiar el curso de la historia siempre”, dijo el primer ministro griego, que concluyó su intervención con un “Adiós comandante, hasta la victoria siempre”.

El vicepresidente chino, Li Yuanchao, señaló que “Fidel se entregó en vida a la amistad entre Cuba y China. Por su atención y apoyo personal, Cuba fue el primer país de América Latina en establecer relaciones con China. El pueblo chino lo extrañará profundamente”.

En parecidos términos se expresó el vicepresidente de Irán, Majid Ansari, que recordó a Fidel como a “una persona que brindó su vida a los esfuerzos por defender los derechos de los oprimidos y la lucha contra el colonialismo. Su nombre quedará grabado en la historia de la humanidad”.

El emir padre de Catar, Hamad bin Jalifa Al Thani, afirmó que “Fidel Castro fue un gigante de la lucha por la liberación nacional, mantuvo fe inquebrantable en el derecho de los pueblos a su liberación, luchó por las causas en que tuvo fe e inspiró a millones de seres humanos que vivían bajo el yugo del colonialismo”.

Uno de los discursos más esperados fue el del presidente de Bolivia, Evo Morales, que destacó que “Fidel puso a Cuba en el mapa del mundo luchando contra la codicia del imperio” y que “demostró al mundo que no hay imperio perpetuo ni poder imperial impune”. “Derrotó en Naciones Unidas a Estados Unidos con la razón y con la justicia. Fidel no solo garantizó salud y educación para Cuba, sino que sacó del analfabetismo a muchos pueblos del mundo”, concluyó Morales.

Desde el sur de África, el presidente de Namibia, Hage Geingob, señaló durante su intervención en el homenaje que “la lucha de Fidel nunca fue para un beneficio económico, sino para ayudar a los países amigos y por eso estamos aquí”. “Fue en la lucha contra el apartheid que los cubanos ofrendaron sus vidas para ayudar a los pueblos de Angola y Namibia. Después de esa guerra, Cuba abrió escuelas en la Isla de la Juventud para educar a las jóvenes víctimas de la confrontación”, destacó el mandatario namibio.

Enrique Peña Nieto, presidente de México, habló de Fidel como “constructor de la Cuba revolucionaria”, y como “figura emblemática desde la segunda mitad del siglo XX”, antes de expresar el compromiso del pueblo mexicano para “seguir acompañando a Cuba en su marcha hacia una sociedad más próspera”.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dirigió a la multitud un emotivo discurso en el que dijo que “Fidel viene creciendo con los niños. Está en la conciencia y en el corazón de las mujeres cubanas, de los obreros, de los agricultores, de los técnicos, científicos. Está en la conciencia de ese gigantesco capital humano que forjó: el pueblo de Cuba”.

Representantes institucionales de Argelia, Rusia, Vietnam y Bielorrusia tomaron también la palabra, aunque el último de los dignatarios extranjeros en intervenir fue el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que empezó su discurso preguntando al auditorio “Fidel, Fidel,… qué tiene Fidel que los imperialistas no pueden con él”. “Hoy con la partida de Fidel, puedo comprender aquellas palabras que nos dijo a Evo y a mí cuando cumplió 89 años; nos vio a los ojos y nos dijo: Maduro, Evo, yo los acompaño hasta los 90, y le dije sorprendido que no nos podía dejar, y él me respondió ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora les toca a ustedes”, recordó Maduro.

Poco después de las 22:30, hora local, se dirigía a los asistentes el presidente de Cuba, Raúl Castro. De su hermano destacó que “Fidel consagró toda su vida a la solidaridad, encabezó una revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes, que se convirtió en un símbolo de la lucha anticolonialista por la emancipación y la dignidad de los pueblos”.

Tras realizar un pormenorizado repaso por las vicisitudes que ha debido enfrentar su país desde los primeros momentos de la revolución contra el dictador Fulgencio Batista, Raúl Castro concluyó su intervención con las siguientes palabras: Querido Fidel, junto al monumento de José Martí, Héroe Nacional y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, donde nos hemos reunido durante más de medio siglo en momentos de extraordinario dolor, o para honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones, precisamente aquí, donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡Hasta la victoria siempre!”.

Fotos: diario Granma (Estudios Revolución / Yaimí Ravelo)

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados