El Real Zaragoza consigue la permanencia en la Liga BBVA tras derrotar al Getafe en la última jornada (0–2)

14. mayo 2012 | Por | Categoria: Deportes, Hoy destacamos, Magazine

>>> Villarreal y Sporting de Gijón acompañarán finalmente al Racing de Santander en el descenso a segunda división

Getafe (Madrid).- La tarde olía a gesta en el Coliseo Alfonso Pérez de Getafe. Una marea blanquiazul de más de 10.000 aficionados se desplazó ayer a la ciudad madrileña para transformar el estadio azulón en una especie de mini Romareda que pudiera contemplar la hazaña.

Después de haber llegado a estar 12 puntos por debajo del listón de la permanencia, y de haber permanecido durante las últimas 23 jornadas en puestos de descenso, el Real Zaragoza tenía la oportunidad de eludir el descenso si vencía al Getafe.

Una proeza que sólo podía ser posible gracias a la conjunción de dos elementos: una afición que ha demostrado total fidelidad a sus colores, incluso en las peores circunstancias imaginables; y un equipo que, bajo la batuta del inconmensurable Manolo Jiménez, ha sabido creer en sus propias posibilidades futbolísticas.

La afición acudió a su cita, el equipo también lo hizo, a pesar de que los nervios agarrotaron las piernas de los jugadores zaragocistas durante todo el encuentro. El partido tenía todo el aspecto de una final, con poco fútbol y mucha tensión. El único componente que fallaba era el rival, puesto que el Getafe no se jugaba nada en este envite.

Por eso, los de Luis García Moya se limitaron a estar en el campo, a defender los ataques zaragocistas (en ocasiones, con demasiada dureza) y a intentar marcar de vez en cuando.

El camino se allanaba para los blanquillos en el minuto 27, cuando el árbitro cántabro Teixeira Vitienes amonestó con doble amarilla a Sarabia: la primera por hacer una falta a Lafita, fingir que había sido él la víctima y protestar al árbitro, la segunda, por seguir protestando al colegiado después de ver la primera amarilla. Un ejemplo arbitral que esperemos que cunda.

Poco después llegaba el primer tiro a puerta del Real Zaragoza, un disparo lejano de Rubén Micael junto a la cepa del palo derecho era desviado a corner por el guardamenta azulón Moyá.

El balón tampoco quiso entrar en la portería del Getafe cuando en el descuento de la primera parte, Pablo Álvarez remató a bocajarro un despeje de Moyá a una falta lanzada por Apoño.

Con la incertidumbre por el resultado, y con el deseo de ver sobre el césped al Zaragoza de las últimas jornadas, la hinchada blanquilla despedía a los suyos por el túnel de vestuarios hasta el inicio de la segunda parte.

Manolo Jiménez daba entrada a Luis García, en sustitución de Franco Zuculini, pero las cosas no cambiaron sustancialmente. A pesar de su superioridad numérica, el Real Zaragoza tenía dificultades para hilvanar ocasiones de gol. Mientras tanto, los resultados en otros campos abocaban al equipo aragonés hacia el descenso.

Sin embargo, la fortuna se iba a aliar de nuevo con los aragoneses. En el minuto 57, una internada del Real Zaragoza en el área contraria era cortada por el brazo de Miguel Torres, que veía su segunda tarjeta amarilla. El Getafe quedaba con nueve jugadores, y Apoño se disponía a lanzar un penalty que podía significar la permanencia del equipo maño.

El centrocampista malagueño no falló. Con un disparo fuerte y bien colocado a la izquierda de la portería de Moyá, conseguía colocar el 0–1 en el marcador.

Siete minutos después, Dujmovic sustituía a Edu Oriol en el conjunto blanquillo, aunque el medio centro croata sólo iba a estar veinte minutos en el terreno de juego, ya que Teixeira Vitienes lo expulsaría con roja directa en el minuto 83 por realizar una dura entrada.

Un minuto antes, el getafense Dani Güiza (que había sustituido a Casquero en el 78) helaba la sangre de la hinchada blanquiazul cuando, estando sin ningún marcaje en el área pequeña del Real Zaragoza, remataba fuera el lanzamiento de una falta.

Al margen de esta ocasión de gol, el partido avanzaba sin que ninguno de los dos contendientes diera la impresión de querer alterar más el marcador; en el caso del Getafe, por efectos del cansancio y de la falta de motivación respecto al resultado, y en el caso del Zaragoza, por ser suficiente el gol de Apoño de cara a la permanencia.

En el minuto 87, el Getafe quedaba con ocho jugadores tras la roja directa que vio Miku por una entrada similar a la que cuatro minutos antes había llevado a Dujmovic al vestuario.

Manolo Jiménez daba su merecido homenaje a Lafita en el minuto 88 cuando le sustituía por Barrera. La grada blanquiazul tributó una merecidísima ovación al extremo zaragozano, en su despedida del club.

Pero todavía había tiempo para redondear la noche. Dos minutos después del tiempo reglamentario, un fuerte disparo de Helder Postiga desde fuera del área tocaba la cabeza de un rival y se colaba en parábola entre el portero Moyá y el travesaño de la portería getafense (0–2).

Una noche mágica para recordar, en parte por la gesta lograda por un equipo que hace unas semanas había perdido toda esperanza de permanencia, y en parte para evitar volver a cometer los errores institucionales que han conducido a esta situación, y a la de la temporada pasada, y a la de la anterior…

Con el aliento de la afición y el empuje del vestuario, ayer “se pudo”, pero si los gestores del Real Zaragoza siguen planificando las temporadas para que “no se pueda”, con total seguridad habrá algún día en que “no se podrá”.

Por lo que respecta a la temporada que ayer terminó, sólo queda por decir que Sporting de Gijón y Villarreal acompañarán al Racing de Santander en el descenso, tras sus derrotas ante el Málaga (1–0) y ante el Atlético de Madrid (0–1), respectivamente.

Real Madrid (brillante campeón con 100 puntos en las 38 jornadas disputadas), FC Barcelona, Valencia y Málaga jugarán la Liga de Campeones (este último equipo con ronda previa), mientras que Atlético de Madrid, Levante y Athletic de Bilbao participarán en la Liga Europa (los bilbaínos, vía Copa del Rey).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados