El Real Zaragoza pierde en el Bernabéu la batalla del marcador pero gana la de la autoconfianza

4. noviembre 2012 | Por | Categoria: Deportes, Hoy destacamos, Magazine

Dice el gran entrenador colombiano Pacho Maturana que, en fútbol, “perder es ganar un poco”. Anoche el Real Zaragoza perdió en el Santiago Bernabéu. Perdió incluso por un 4–0 que de ningún modo reflejó lo ocurrido sobre el césped. Sin embargo, el equipo aragonés ganó el reto de querer enfrentarse de igual a igual y sin complejos a un adversario que le supera ampliamente en presupuesto y en calidad individual.

Esta última variable es la que hizo valer anoche el equipo blanco para alzarse con una victoria que por juego no mereció. Con ello, y de forma indirecta, el club presidido por Florentino Pérez respondía también al debate surgido durante los últimos días acerca de la dicotomía “canteranos versus estrellas”, y por ende, “juego colectivo versus calidad individual”.

“Victoria por 4–0 ante un rival que dominó el encuentro. Punto. Siguiente partido”. Esa es la respuesta blanca, una de las dos posibles en un club que debe gestionar bien sus energías para afrontar con éxito Liga, Copa y Champions. La otra opción es la del FC Barcelona: jugar y ganar, pero además, deleitando a propios y extraños.

Cuestión de opiniones. Lo que sí puede concitar el consenso de los aficionados es afirmar que el resultado final de anoche no sirve para describir lo que sucedió sobre el césped del Bernabéu. Los primeros minutos del encuentro fueron vibrantes, intensos, con alternativas en el juego y con un atrevido Real Zaragoza que hacía gala de una buena anticipación defensiva.

CR7 cabeceaba fuera dos servicios de Di María (min. 14) y de Arbeloa (min. 17), aunque el primer disparo entre los tres palos salía poco después de la bota de Hélder Postiga, como culminación de una internada de Víctor Rodríguez. Partido a partido, el delantero portugués se va encontrando con su mejor juego.

Sin embargo, era el equipo local el que se adelantaba en el marcador en el minuto 23. Ganando la partida a la defensa, Albiol cabeceaba un córner servido por Modric con tal fuerza y tan abajo que el gol parecía inevitable. Sin embargo, en un admirable acto de reflejos, Roberto conseguía despejar in extremis, aunque el balón quedaba en el área pequeña a los pies de Higuaín, que sólo tuvo que limitarse a fusilar la portería zaragocista (1–0).

Dos minutos después, Di María protagonizaba una internada por la banda derecha que culminaba con fuerte disparo despejado por Roberto. El rechace volvía al argentino que esta vez, y con el portero en el suelo, remataba a bocajarro (2–0).

Se cumplía el guión preestablecido, pero no todo estaba dicho porque el Real Zaragoza no se conformaba con la derrota. De hecho, con el marcador a favor, el conjunto blanco se limitó a guardar energías para el encuentro del próximo martes ante el Borussia Dortmund, mientras los de Manolo Jiménez se iban adueñando del centro del campo y del partido.

Un espectacular Abraham, así como Víctor Rodríguez, Postiga y Montañés se convertían en los principales baluartes ofensivos del conjunto zaragocista, mientras que Movilla, Apoño y José Mari eran los que dominaban el círculo del Bernabéu.

De este modo acababa la primera parte. La grada esperaba que una hipotética reprimenda de Mourinho a sus jugadores durante el descanso cambiara el signo del juego durante la segunda mitad, pero esto no ocurrió. Incluso se llegaron a escuchar pitidos en el campo para reprochar la pasividad de los jugadores locales durante los primeros minutos de la segunda parte.

El Real Zaragoza avisó tres veces con dos disparos lejanos de Víctor Rodríguez y de Paco Montañés que obligaron a lucirse a Casillas, y con un tiro en parábola de José Mari que hacía temblar el larguero del mostoleño cuando éste se encontraba ya batido.

Sin embargo, el gol zaragocista llegó en el minuto 68 de las botas de Hélder Postiga y tras un magnífico detalle técnico del portugués. No obstante, el gol no pudo subir al marcador porque el colegiado catalán Javier Estrada Fernández lo anuló a instancia de su auxiliar por un inexistente fuera de juego.

Quién sabe lo que hubiera pasado si este gol hubiera ocupado en el marcador el sitio que merecía. Lo cierto es que a partir de ese momento, el conjunto aragonés fue rebajando paulatinamente su presión sobre el marco de Casillas.

Ante un Real Zaragoza cada vez más cansado y desmoralizado, la protagonista de los diez últimos minutos de juego fue la calidad individual de los blancos. Así en el minuto 83, CR7 estrellaba una falta en el larguero de Roberto, y nueve minutos más tarde, Essien enviaba a la red un gran servicio de Benzema desde la banda izquierda (3–0).

Un marcador injusto que lo sería todavía más en el minuto 92 cuando Modric marcaba el cuarto chutando desde la corona del área un rechace procedente de la defensa zaragocista (4–0).

Contundente derrota, aunque solo en el marcador, podríamos decir. La autoestima de los jugadores de Manolo Jiménez debe permanecer intacta para el próximo partido ante el Deportivo de La Coruña en La Romareda. La actitud del equipo y su orden sobre el terreno de juego, aun en las circunstancias más desfavorables, quedaron anoche acreditadas.

En lo que queda de temporada, habrá días malos y llegarán más derrotas, pero ni la derrota de anoche en el Bernabéu se debió a un día malo, ni este es el Real Zaragoza de las primeras jornadas de Liga. Las piezas van encajando poco a poco, mientras el sabio Jiménez consigue sacar lo mejor de cada uno de sus efectivos. El fantasma del descenso sigue alejado del equipo aragonés.

 

Ficha técnica del partido:

Real Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Albiol, Arbeloa (Nacho, min. 81); Essien, Modric; Ozil, Di María (Callejón, min. 72), Cristiano Ronaldo; Higuaín (Benzema, min. 71). Entrenador: Jose Mourinho

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Loovens, Álvaro, Abraham; José Mari (Romaric, min. 86), Movilla; Apoño, Víctor (Javi Álamo, min. 74), Montañés y Hélder Postiga (Aranda, min. 78). Entrenador: Manolo Jiménez

Goles: 1–0 Higuaín (min. 23); 2–0 Di María (min. 25); 3–0 Essien (min. 89); 4–0, Modric (min. 90+2)

Árbitro: Javier Estrada Fernández (comité catalán). Tarjetas amarillas a Modric (min. 36) y Ramos (min. 64) en el Real Madrid; y a Abraham (min. 70) y Sapunaru (min. 76) en el Real Zaragoza

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados