España podría alcanzar los 18 millones de pobres en diez años si se mantienen las políticas de austeridad y los recortes sociales

14. diciembre 2012 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Nacional

>>> Según Intermon Oxfam, nuestro país podría tardar 25 años en recuperar el nivel de bienestar social anterior a la crisis

Madrid.- Si no se corrigen las medidas de austeridad y los recortes sociales, España podría incrementar el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social hasta llegar a los 18 millones en 2022 (casi el 40% de la población) y tardar más de dos décadas en recuperar los niveles de bienestar y los derechos sociales anteriores a 2008.

Estas son algunas de las conclusiones del informe Crisis, desigualdad y pobreza presentado ayer por Intermón Oxfam, y que cuenta con la colaboración de especialistas y representantes de organizaciones como Médicos del Mundo, UNICEF, Cáritas o la red de organizaciones de acción social de la Compañía de Jesús.

El informe analiza la respuesta a las crisis de América Latina y el Este Asiático en las décadas de los 80 y 90 y la desigualdad y pobreza que generaron sobre la población, comparándolas con las políticas de austeridad y los recortes sociales que se están aplicando en nuestro país.

“Después de décadas de denunciar la desprotección de las poblaciones más vulnerables de América Latina ante la imposición de las medidas de ajuste y austeridad y de trabajar junto a ellas para erradicar el impacto de la pobreza y la desigualdad en sus vidas, vemos en España una situación similar”, asegura el director general de Intermón Oxfam, José María Vera.

Según Vera, “el modelo de austeridad centrado en la reducción del déficit y el saneamiento de la banca mediante la inyección de fondos públicos financiados a costa de una deuda desorbitada, no genera crecimiento ni empleo, sino todo lo contrario”.

Aunque el punto de partida de España con respecto a los países de América Latina y Este Asiático cuando comenzaron su crisis es diferente, las medidas aplicadas hoy en nuestro país son las mismas que generaron grandes bolsas de pobreza y abismales niveles de desigualdad en aquellos países.

El informe destaca que la actual espiral de menos crecimiento, menos impuestos recaudados, elevada evasión fiscal, salida masiva de capitales, deuda cada vez más cara (que devora los presupuestos) y una reducción brutal de las políticas públicas esenciales, incrementa los niveles de pobreza y desigualdad. Tras cuatro años de crisis, España encabeza el nivel de desigualdad en la Unión Europea.

Más pobres, desiguales y menos democráticos

“Estamos volviendo a la España de ‘Cuéntame’. Una España dual, de ricos y pobres, más pobre, más desigual, con menos derechos sociales, y que da la espalda a los más vulnerables al castigar de forma desproporcionada la cooperación para el desarrollo y las políticas sociales”, afirmó Vera.

Según destaca el informe, esta situación se producirá en la medida en que los argumentos financieros sigan imperando sobre los argumentos sociales, permitiendo que la riqueza siga acumulándose lejos del alcance de las clases medias.

“Los números son demoledores. De no rectificarse el rumbo, dentro de diez años, dos de cada cinco españoles serán pobres y el 20% de personas más ricas en España ingresarán 15 veces más que el 20% más pobre”, afirmó Teresa Cavero, del departamento de estudios de Intermón Oxfam y autora del informe.

También resalta que tanto en América Latina como en el Este Asiático sólo comenzaron una etapa de crecimiento económico continuado cuando abandonaron las recetas impuestas por los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional. América Latina tardó 25 años en reducir sus niveles de pobreza a los existentes en 1981 cuando comenzó la crisis.

“Las respuestas a las crisis son opciones políticas y España y la UE están tomando un camino equivocado, que de no rectificar, nos abocarán a un nuevo ‘contrato social’ entre los poderes y la ciudadanía. En este nuevo equilibrio de fuerzas, la participación ciudadana en las políticas públicas se restringe aceleradamente y el poder del Estado cede espacio frente a los mercados”, afirmó Vera.

Hay alternativas

El informe incluye recomendaciones alternativas a los recortes para propiciar un cambio de rumbo en esta grave situación en la que nos encontramos. Las principales medidas propuestas se basan en tres grandes ámbitos que son recaudar con justicia, blindar los derechos sociales y fortalecer la democracia

Es necesario aumentar la recaudación y la justicia fiscal, luchando contra los paraísos y la evasión fiscal, estableciendo medidas de recaudación progresivas que incluyan una tasa a las transacciones financieras internacionales y que financien la lucha contra la pobreza doméstica y fuera de nuestras fronteras.

Asimismo, es imprescindible blindar las políticas sociales y la cooperación para el desarrollo ante los constantes ajustes fiscales que se realizan. Y, finalmente, se recomienda adoptar medidas de mejora y regeneración democrática, impulsando la transparencia (con una ley específica de acceso a la información homologable a las del entorno europeo, mucho más allá del actual borrador en discusión en el Congreso), y apostando por una ciudadanía activa, algo que parece ignorar el actual borrador de nueva ley de educación.

Para el director general de Intermón Oxfam “la crisis es una oportunidad para reorientar las políticas y centrarlas en las personas, haciendo aquello que no fuimos capaces de hacer para reducir la vulnerabilidad cuando los indicadores macroeconómicos eran positivos” y añade que “es hora de poner los pies en el suelo y tomar medidas contundentes que nos definan como sociedad, poniendo a las personas primero. Debemos construir un modelo más austero, más justo y más equitativo”.

La destrucción de las políticas sociales es un drama que afecta de forma desproporcionada a las personas más vulnerables del planeta, independientemente de dónde vivan. “La cooperación al desarrollo es una parte esencial de esa política para luchar contra la desigualdad y la pobreza a nivel global. Un mundo dual, en el que unos pocos ricos sean cada vez más ricos y muchos pobres sean cada vez más pobres conformará un mundo cada vez más injusto”, manifestó Vera.

El informe resalta que, a pesar de la grave crisis que atraviesa, España sigue siendo hoy uno de los países con mayor nivel de desarrollo. Nuestra renta es 50 veces mayor que la de cualquier país de la región africana del Sahel. La cooperación española tiene una larga trayectoria de 32 años de éxito y de experiencia. Sería una tragedia desmontar esa capacidad, desperdiciar esa experiencia, frustrar ese compromiso y abandonar a su suerte a millones de familias.

Foto: archivo cronicadearagon.es

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados