La ayuda española al desarrollo vuelve a niveles de 1989, veinte años después de las movilizaciones por el 0,7%

14. enero 2015 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Nacional

>>> Oxfam Intermón lanza hoy su informe de referencia “La realidad de la ayuda” convertido en una plataforma digital de transparencia y vigilancia ciudadana

Madrid.- La cooperación al desarrollo española atraviesa hoy uno de los momentos más bajos de su historia. Tras rozar el 0,5% de la Renta Nacional Bruta (RNB) en 2009, en estos momentos representa solo un 0,17%, el mismo nivel en el que estaba en 1989 (cuando ni siquiera éramos miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE) y sin un compromiso de alcanzar el 0,7%, ni de revertir la tendencia que nos ha llevado a la cola entre los países donantes miembros de la OCDE.

La Cooperación Descentralizada (la que realizan Comunidades Autónomas y entes locales) está en su valor más bajo desde 2001: después de cinco años consecutivos de caídas, la cooperación autonómica ha sufrido un recorte acumulado del 70%. En 2013, las CCAA aportaron 138,9 millones de euros de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), lo que representa en promedio el 0,08% de su presupuesto (lejos del 0,30% que se registraba antes de la crisis); es, además, un 17% menos que en 2012. Andalucía es la comunidad que más fondos aporta (45,9 millones de euros), aunque Euskadi es quien realiza un mayor esfuerzo presupuestario (destina a AOD el 0,30% del presupuesto autonómico).

Según datos de Exteriores, Aragón destinó 3,8 M€ a esta política pública, que acumula un recorte del 75% desde 2010; este monto es mayor que el reportado por el Gobierno regional (2 M€ en 2013), debido a las diferencias de criterio contable entre el Ministerio y el Gobierno de Aragón. Los datos provisionales del Gobierno de Aragón estiman nuevamente la ejecución de 2014 en 2 millones de euros.

Son datos extraídos del informe sobre cooperación para el desarrollo que hoy presenta Oxfam Intermón. “Hace 20 años hubo manifestaciones y acampadas masivas para reclamar que el 0,7% de la RNB (Renta Nacional Bruta) se destinara a la ayuda al desarrollo. Aquellas movilizaciones consiguieron incrementar los fondos asignados a luchar contra la pobreza y dotar a España de una política de cooperación de la que carecía. Tras 20 años podemos afirmar que los programas de desarrollo, financiados con estos recursos públicos han logrado cambiar las vidas de millones de personas y han sido cruciales para contribuir a la lucha global contra la pobreza”, afirma José María Vera, director general de Oxfam Intermón.

España ha mantenido a flote su papel internacional jugando un rol activo en los diálogos sobre los Objetivos post-2015 o el futuro de la cooperación, pero su credibilidad se ha desplomado al desatender a millones de personas debido a la falta de compromiso económico en la lucha contra la pobreza. Ser un actor influyente requiere de experiencia, ideas, valor demostrable y recursos, máxime cuando ocuparemos un puesto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, afirma Jaime Atienza, director del departamento de campañas y ciudadanía de Oxfam Intermón.

La eficacia y compromiso de la ayuda al desarrollo de nuestro país está fuera de toda duda y ha contribuido a grandes logros. En 1994, tras el genocidio en Ruanda, los españoles contribuyeron a que miles de niños pudiesen dejar atrás el horror de la guerra y asistir a la escuela; en 1998, tras el Huracán Mitch en Centroamérica, la ayuda española permitió reconstruir millones de casas y cientos de escuelas; en 2004 nos volcamos con la ayuda a una Indonesia arrasada por el tsunami; en 2010, ya en plena crisis, nos convertimos en el primer donante europeo para la reconstrucción de Haití tras sufrir un devastador terremoto.

El apoyo social a la cooperación –que más de dos tercios de la ciudadanía española considera un deber moral pese a la crisis– no se corresponde con el castigo que ha sufrido desde 2010, un -70%. España tiene el triste honor de haber recortado su cooperación más que nadie en cualquier momento de la historia –ni siquiera Irlanda o Portugal, pese a vivir crisis más profundas, han recortado a estos niveles su política de solidaridad internacional, dejando a España como una isla en la comunidad internacional. 2015 debe ser el año cero para la cooperación española del futuro, con el compromiso de todos los partidos ante las elecciones autonómicas y nacionales”, afirma Vera.

20 años de cooperación

Desde hace 20 años, Oxfam Intermon realiza anualmente un detallado análisis de los datos relativos a la Ayuda al Desarrollo española. La organización ha decidido apostar por el mundo digital y, para el 20º aniversario de la publicación ‘La Realidad de la Ayuda’, lanzar la primera plataforma web de transparencia y vigilancia ciudadana sobre cooperación al desarrollo. Esta web aporta visualizaciones dinámicas y comunicativas, acceso a datos y valoraciones de los mismos que nos permiten, no solo entender la evolución de la cooperación, sino el estado preocupante de esta política pública en la actualidad. Además, este portal apuesta por el uso de las TIC y el open data para hacer una vigilancia e incidencia ciudadana más efectiva y colectiva, más 2.0, que pueda rescatar esta política pública.

El nuevo portal se lanza este miércoles 14 de enero, en un acto en el que un amplio panel de expertos analizará el pasado, presente y futuro de la cooperación española. En el debate participarán Mercedes Ruiz-Giménez, presidenta de la Coordinadora de ONGD; Paul Ortega Etcheverry, director de la Agencia Vasca de Cooperación; el catedrático y experto internacional José Antonio Alonso, y José María Vera, director general de Oxfam Intermón, entre otros.

Oxfam Intermón publicó su primer informe La Realidad de la Ayuda, coincidiendo con las grandes acampadas de ciudadanos españoles para reclamar que un 0,7% del PIB se destinase a ayuda al desarrollo. A lo largo de estos 20 años, el informe “La Realidad de la Ayuda” ha sido un referente obligado para obtener información y análisis independiente sobre las políticas de cooperación, alimentando el debate político y social, contribuyendo a la definición de la agenda política, y denunciando para cambiar las peores prácticas de la cooperación.

La realidad de la ayuda se adapta a los nuevos tiempos y quiere ofrecer a la ciudadanía una herramienta para conocer mejor y también para vigilar y actuar por una cooperación solidaria y que defiende los derechos humanos. La cooperación es un bien público, un patrimonio de todos y su defensa y vigilancia es una tarea colectiva, que llega también al periodismo de datos, que ahora lo tendrá mucho más fácil”, concluye Zinnia Quiros, coordinadora de la unidad Más y Mejor Ayuda de Oxfam Intermón.

Salvar la ayuda

El informe que se presenta hoy pide que se actúe de forma urgente para recuperar los niveles de ayuda al desarrollo. Entre otras cosas, propone que:

La Cooperación al Desarrollo se convierta en una verdadera política de Estado, no condicionada a los vaivenes políticos

Se incremente la ayuda al desarrollo hasta el 0,21% de la RNB de forma inmediata y aumentarla en un 0,05% de la RNB cada ejercicio. Estos compromisos deberían formar parte de los programas electorales de los distintos partidos políticos para las próximas elecciones

Mejorar la contibución y capacidad de influencia de España en la agenda internacional

Hacer de la ayuda humanitaria y de emergencia una prioridad, dedicando, al menos el 10% de los fondos de AOD a este fin

Limitar la ayuda reembolsable (aquella que genera deuda en el receptor)

Promover la recuperación de la cooperación descentralizada, la que realizan CCAA y entes locales

Cuadro: cronicadearagon.es, sobre datos Oxfam-Intermon

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados