La Cámara de Cuentas revela un agujero contable de 344,6 millones de euros en el ejercicio 2011 del Ayuntamiento de Zaragoza

28. enero 2015 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> El documento habla de notables debilidades en los sistemas de control interno y le recomienda al Consistorio reforzar el sistema contable

Zaragoza.- La cuenta de 2011 del Ayuntamiento de Zaragoza tiene un remanente de tesorería negativo, es decir un agujero contable, de 344,6 millones de euros. Así lo pone de manifiesto el informe definitivo de la Cámara de Cuentas de Aragón, que se ha publicado este miércoles después de varios retrasos y la filtración del provisional. Su cuenta no refleja una imagen fiel, sentencia la institución de control.

A pesar de que el Ayuntamiento habló de tensiones en la tesorería, diferencias contables y siete millones en negativo, el informe final ha elevado esa cifra y le achaca una evidencia notable de debilidades en los sistemas de control interno del Ayuntamiento de Zaragoza, en la elaboración de la cuenta, así como en el registro y seguimiento de la actividad económica y financiera.

Así, le recomienda reforzar el sistema contable y a establecer la oportuna coordinación entre los distintos departamentos del Consistorio, la contabilidad municipal y el control interno para que la totalidad de las operaciones sean registradas a tiempo y en forma.

125,5 millones de euros de los que aflora provienen de que el Consistorio contabiliza 51 millones de euros de enajenaciones de terrenos no realizadas y nueve millones de euros del IVA que se asocia a estos. Es decir, que se incluyeron ingresos por ese valor cuando no ha habido escrituras de compraventa. En cuanto al suelo, la Cámara también subraya que no hay un inventario contable del inmovilizado no financiero, lo que limita la fiscalización dado que se ha puesto de manifiesto la existencia de numerosas operaciones patrimoniales con terrenos propiedad del Ayuntamiento como aportaciones no dinerarias al capital de sociedades y pagos por obras recibidas mediante aportaciones de terrenos. Esto no tiene reflejo al no haber inventario.

También se contemplan dentro de esos 125,5 millones de euros los 1,4 millones de euros que se han hecho en aplazamientos y fraccionamientos de pagos que no están registrados y los 64 millones de euros que faltan por provisionar para prevenir insolvencias.

No sólo eso, sino que a esos 125,5 millones se le suman otros ajustes que alzarían la cifra a 132,5 millones de euros. Ahí están 2,1 millones de euros de cuotas de Seguridad Social de diciembre mientras que no ha reflejado en ingresos el plan de pago a proveedores que le dotó con 48 millones de euros.

Depuradora de la Cartuja

El Consistorio no tiene registrada en sus estados financieros la deuda con entidades financieras correspondientes a la financiación de la construcción de la estación depuradora de aguas residuales del barrio de la Cartuja Baja que asciende a 15,4 millones de euros. Se le suma el aplazamiento de pago de cuotas del canon de mantenimiento por nueve millones de euros, lo que contraviene la normativa de morosidad.

Corredor verde

Tampoco mantiene ni realiza apunte contable alguno de los gastos que generan las obras de construcción del Corredor Verde y se detectan certificaciones de obras de 6,7 millones de euros no contabilizados. Observa también la inejecución de una parte del contrato de la fase uno del corredor significativa y una desviación del precio en las partidas realmente realizadas del proyecto inicial de 1,6 millones sin IVA. Por otro lado, ve nuevas unidades de obra sin que hayan tramitado un modificado.

Obras del tranvía

A los no contabilizados se suman que el Ayuntamiento no tiene registrado activo alguno de las obras del tranvía. El coste real de las obras finalizadas ascendía a 225,1 millones de euros y según los datos del plan económico-financiero los compromisos firmes de pago adquiridos por el Ayuntamiento para financiar el tranvía superan el coste total de las obras.

La Cámara le insta a que aflore los 181 millones de euros de deuda no reconocida y que los 225 millones de coste se den de alta en su inmovilizado.

La cuenta 413

La Cámara de Cuentas introduce además 163,7 millones de euros en obligaciones no imputadas al presupuesto de la cuenta 413 de acreedores por operaciones pendientes de aplicar. Esto significa que las facturas en los cajones se elevan hasta ese volumen.

Otros aspectos destacados

El informe también registra un resultado presupuestario diferente al que reflejaba el Ayuntamiento en su cuenta. Así habla de catorce millones frente a 25,7 millones de euros negativos. Sumadas las facturas en los cajones y el plan de pago a proveedores hacen un resultado presupuestario del ejercicio que hubiera sido negativo por 149,7 millones de euros.

En el patrimonial se destacan 225,5 millones de desahorro frente a los 83,8 registrados por el Consistorio. El pasivo comprometido para pagar frente a terceros se infravalora en 244,4 millones de euros por la sociedad Promoción Aeropuerto de Zaragoza, riesgos de Zaragoza Alta Velocidad, obligaciones por gastos no contabilizados, depuradora, cuota de la Seguridad Social de diciembre y obras del tranvía.

Contratos, subvenciones, morosidad

La contratación por procedimiento negociado representa un 29% por número de contratos y un 6% por importe, respecto del total contratado por número e importe, respectivamente. Se califican incorrectamente como Contratos Administrativos especiales, los contratos que generan ingresos para el Ayuntamiento, lo que determina que el régimen jurídico de aplicación no es el que legalmente le corresponde.

La concesión de las subvenciones no se sustenta en un plan estratégico que determine su idoneidad y no se ha remitido a la base de datos nacional de subvenciones información sobre las subvenciones concedidas.

Finalmente, conforme a la morosidad mantiene la Cámara que en el Ayuntamiento de Zaragoza, tomando como referencia los pagos realizados en el ejercicio 2011, que han ascendido a 316.094 euros, el periodo medio de pago se ha situado en los 221 días. Solo el 0,01% de las facturas se abonaron dentro del plazo legal (42.546 euros).

Estos datos ponen de manifiesto el claro incumplimiento por parte del Ayuntamiento de Zaragoza de su obligación de pagar a los acreedores en el plazo de 50 días.

Foto: archivo cronicadearagon.es

 

Tags: ,

Comentarios cerrados