La economía española se desmorona por el estrangulamiento de la demanda interna

16. febrero 2012 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Nacional

>>> El PIB baja en el cuarto trimestre de 2011 para situarse en el –0,3%, mientras la demanda nacional pasa de –1,4 puntos a –2,9

Madrid.- Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía española se contrajo 3 décimas en el cuatro trimestre de 2011, para dejar la tasa de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en un –0,3%.

Este dato se debe, fundamentalmente, a una caída de la demanda interna, que alcanza los –2,9 puntos frente a los –1,4 del trimestre anterior, con un descenso generalizado de todos sus componentes. Así, el consumo final de los hogares se reduce más de un punto y medio, para quedar en el –1,1%. La remuneración de los asalariados (principal recurso de los hogares) se reduce en términos similares, pasando del –0,6% del tercer trimestre al –2,1% del cuarto.

El consumo de las Administraciones Públicas se estabiliza en un descenso interanual del –3,6%, tanto en la remuneración de los asalariados, como en las compras de bienes y servicios dependientes de las mismas.

Como consecuencia de todo ello, la formación bruta de capital fijo disminuyó en 2,2 puntos durante el cuarto trimestre de 2011, pasando del –4,0% al –6,2%.

En cuanto a la demanda exterior neta, durante este periodo aumentó un punto (pasando del 2,2 al 3,2), aunque no tanto por el incremento de las exportaciones como por el descenso en las importaciones.

El crecimiento en las exportaciones de bienes y servicios desde España cayó 4 puntos porcentuales (del 9,2% al 5,2%), en línea con la desaceleración de las economías de los países a los que iban destinadas, fundamentalmente, a los de la Unión Europea.

Y es que, tanto la UE en su conjunto como la Eurozona atenuaron su crecimiento interanual en el cuarto trimestre de 2011, pasando del 1,4% al 0,9% la primera, y del 1,3% al 0,7% la segunda. Las principales economías europeas registraron descensos en su crecimiento, con la excepción del Reino Unido, que pasó del 0,5% al 0,8% en el último trimestre del año pasado. Especialmente llamativas son las tasas de crecimiento negativas registradas en Italia (–0,5%) y Holanda (–0,7%).

Volviendo a nuestro país, las importaciones de bienes y servicios redujeron su ritmo de crecimiento en casi 7 puntos, pasando del 0,9% del tercer trimestre de 2011 al –5,9% en el cuarto.

En cuanto a la oferta, los descensos en el crecimiento son comunes a todas las ramas de actividad. Las ramas industriales pasaron del 2,8% al –0,4%, después de seis trimestres de crecimiento positivo. Los servicios también desaceleraron su crecimiento, en este caso sólo en una décima (del 1,0% al 0,9%). El crecimiento de las ramas primarias desacelera una décima para situarse en el 0,3%.

Crecen el paro y la productividad

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, acentúa su decrecimiento interanual en un punto y tres décimas, hasta situarse en el –3,3%.

Este resultado supone la reducción de casi 570.000 empleos netos a tiempo completo en un año. Con la excepción de las ramas primarias, los resultados en todas las ramas de actividad son peores que los del trimestre anterior. Así, en términos interanuales, la construcción pierde más de 2 puntos (es decir, más de 287.000), los servicios un 1,3 puntos (más de 187.000) y la industria 2,7 puntos (casi 88.000).

El número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas en la economía pasa del –0,9% al –1,7% en este trimestre. La diferencia entre esta evolución y la de los empleos equivalentes a tiempo completo se debe al mayor aumento de la jornada media a tiempo completo, que pasa del 1,1% al 1,6%.

De la consideración conjunta del crecimiento del PIB trimestral y de los datos de empleo ocupado, se deduce que la variación interanual de la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente se incrementa en nueve décimas, desde el 2,8% al 3,7%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada lo hace en dos, pasando del 1,8% al 2,0%.

Descenso de rentas

La remuneración de los asalariados bajó 1,5 puntos en el cuarto trimestre de 2011, al pasar del –0,6% al –2,1%. Este resultado es consecuencia de la caída en el número de asalariados (que pasan del –1,8% al –3,2%) y de la bajada de una décima en la remuneración media por asalariado (del 1,2% al 1,1%).

De esta manera, el coste laboral por unidad de producto (CLU) disminuye hasta el –2,5%, situándose más de tres puntos y medio por debajo del deflactor implícito de la economía, es decir, de la variación de los precios de todos los bienes y servicios, tanto de los destinados al consumo final, como de los bienes intermedios.

Imagen: INE

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados