La Oficina de Vivienda de Zaragoza resolvió 242 casos en 2015, evitando todos los desahucios que llegaron hasta ella

25. febrero 2016 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> Durante el año pasado, esta entidad realizó 128 mediaciones hipotecarias y 114 por impagos de alquiler

Zaragoza.- La sociedad municipal Zaragoza Vivienda ha encontrado soluciones para todos los casos que han llegado hasta sus oficinas, realizando 128 mediaciones hipotecarias y 114 por impagos de alquiler. El concejal de Vivienda, Pablo Híjar, ha presentado hoy el balance del año 2015 de los programas de Mediación en Deuda Hipotecaria y Mediación en Arrendamiento de la Oficina Municipal de Vivienda y ha manifestado su satisfacción ante el “éxito de estos servicios que trabajan para que ninguna familia deudora -por causas sobrevenidas- de buena fe se quede sin casa”.

En este sentido, el edil ha apuntado que “las intervenciones de la Oficina Municipal de Vivienda durante este año han evitado todos los casos de desahucios que han llegado hasta esta entidad”.

En el ejercicio 2015 la Unidad de Información y Atención al Ciudadano atendió a 744 personas derivadas desde los Centros Municipales de Servicios Sociales, otras administraciones como el Gobierno de Aragón, plataformas como Stop Desahucios o la PAH, y desde Juzgados y entidades financieras.

Estas atenciones se transformaron en la apertura de 128 expedientes (tres más que en 2014 y un 33% menos en relación con los 187 de 2013). Según ha explicado Híjar, ninguno de estos casos concluyó finalmente en desahucio sin alternativa habitacional. En cuatro casos en los que no hubo acuerdo entre las partes, se realojó a las familias en viviendas sociales de Zaragoza Vivienda.

Según explican fuentes municipales, los perfiles de los afectados que acuden el programa tienen en común que, consecuencia de la crisis económica y financiera, “son deudores de buena fe a los que ha sobrevenido una causa económica o familiar que ha derivado en no poder atender su deuda hipotecaria, han perdido trabajos, han visto reducidos sus ingresos por reducciones salariales o bajas, los trabajos son precarios, a veces afectados por Eres, han cerrado negocios, etc. y rara vez consiguen reincorporarse a la vida laboral; las prestaciones por desempleo, subsidios o ayudas sociales que perciben son insuficientes y una vez finalizadas no disponen de recursos, precisando de apoyo de sus redes familiares cuando es posible”.

La situaciones económicas de los solicitantes “son de mucha necesidad”, en el caso menos desfavorable únicamente un 34% tiene algún integrante de la unidad familiar trabajo y en muchas de esas ocasiones de forma precaria, con ingresos insuficientes para atender las cuotas hipotecarias y las necesidades básicas familiares; un 15% son pensionistas; el 30% percibe prestaciones por desempleo o ayudas sociales con vigencia limitada y con búsqueda infructuosa de empleo y en un 20% de los casos las unidades familiares no tienen ningún tipo de ingreso oficial, dependiendo directamente de ayudas de urgencia o del apoyo familiar.

La procedencia de los 128 casos del año 2015 se distribuyó de la siguiente manera: 90 españoles (70,31%), 5 europeos (3,90 %), 21 americanos (16,40 %) y 12 africanos (9,37 %).

Mediación de arrendamiento

Por su parte, el Programa de Mediación en casos de Arrendamiento comenzó a ofrecer sus servicios en julio de 2015. Se trató de una iniciativa prioritaria por parte de la Consejería de Derechos Sociales enmarcada en una estrategia general basada en la información, la mediación y la acción pública para evitar los desahucios por impago de renta.

El programa se rige por una acción integral -que más allá del resultado obtenido en el proceso de mediación- tiene como objetivo la erradicación de los desalojos forzosos sin alternativa habitacional y la lucha contra la exclusión residencial.

La Unidad de Información y Atención al Ciudadano realizó 214 atenciones correspondientes al programa de mediación de alquileres y la Oficina Municipal de Vivienda abrió 114 expedientes de mediación.

Los perfiles de las unidades de convivencia son de todo tipo, mayoritariamente matrimonios, parejas o separados/divorciados con hijos. Hay varios en situaciones de vulnerabilidad al darse circunstancias como familias monoparentales con hijos, familias numerosas, discapacidad y algún caso de violencia de género.

Las situaciones económicas son muy diversas, aunque la precariedad salarial es la nota predominante, junto con otras situaciones como percepción de pensiones de viudedad o discapacidad, aunque la gran mayoría subsisten gracias a prestaciones de desempleo, subsidios, ayudas sociales, IAI, principal causa de no poder acometer los pagos de alquiler. En su mayoría son usuarios de los Centros Municipales de Servicios Sociales.

77 de los casos que llegaron a la Oficina eran de ciudadanos españoles (67%), 5 eran del resto de Europa (4,3%), 25 de América (21,3%) y 7 de África (6,14%).

Al entrar en el programa, el 34,21% no tenía demanda, y por consiguiente el margen de mediación es superior, mientras que en el 49% de los casos ya existía demanda de juicio verbal de desahucio, lo que implica límites de mediación y temporales para alcanzar una solución, sea de acuerdo o de alternativa habitacional.

Foto: Ayuntamiento de Zaragoza / Daniel Marcos

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados