La OIT estima que el desempleo mundial crecerá en 3,4 millones de personas durante 2017

13. enero 2017 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Internacional

>>> El crecimiento económico sigue siendo desalentador y persiste el déficit de trabajo decente

Ginebra (Suiza).- El último informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que la tasa mundial de desempleo pasará en 2017 del 5,7% al 5,8%, lo que supone un incremento de 3,4 millones de personas desempleadas.

Este organismo especializado de Naciones Unidas estima que a finales de este año habrá en el mundo 201 millones de personas desempleadas, con un aumento previsto adicional de 2,7 millones en 2018, ya que el ritmo de crecimiento de la fuerza de trabajo supera el de creación de empleo.

Estamos enfrentando un doble desafío: reparar los daños causados por la crisis económica y social mundial, y crear empleos de calidad para las decenas de millones de personas que cada año se incorporan al mercado laboral,” señaló ayer el director general de la OIT, Guy Ryder.

El crecimiento económico sigue defraudando y es inferior al esperado, tanto en su nivel como en su grado de inclusión. Esto dibuja un cuadro inquietante para la economía mundial y su capacidad de crear empleos suficientes, y mucho menos empleos de calidad. La persistencia de un alto nivel de formas de empleo precario, asociado a una evidente falta de progresos en la calidad de los empleos (aún en países donde las cifras agregadas están mejorando) es alarmante. Debemos garantizar que los beneficios del crecimiento sean compartidos de manera inclusiva”, agregó.

Según el economista principal de la OIT y coordinador del informe, Steven Tobin, en los países emergentes casi uno de cada dos trabajadores ocupa un empleo vulnerable, y en los países en desarrollo, más de cuatro de cada cinco trabajadores”.

Por consiguiente, se estima que el número de trabajadores en empleo precario aumentará de 11 millones cada año, siendo Asia Meridional y África Subsahariana las regiones más afectadas.

Tendencias regionales

Los autores advierten además de que los desafíos del desempleo son particularmente graves en América Latina y el Caribe, donde las cicatrices de la reciente recesión tendrán un importante efecto de arrastre en 2017, así como en África Subsahariana, que registra su nivel de crecimiento más bajo en dos décadas. Ambas regiones enfrentan un fuerte aumento en el número de individuos en edad de trabajar.

Por el contrario, el desempleo debería disminuir en 2017 en los países desarrollados reduciendo su tasa al 6,2%, frente al actual 6,3%. Pero el ritmo del progreso está desacelerando y hay señales de desempleo estructural. En Europa y América del Norte, el desempleo de larga duración sigue siendo obstinadamente alto en comparación con los niveles anteriores a la crisis y, en el caso de Europa, sigue ascendiendo a pesar del descenso de las tasas de desempleo.

Descontento social y deseo de migrar

Otra tendencia importante destacada en el informe es que está aumentando la pobreza entre los trabajadores, comprometiendo la perspectiva de erradicar la pobreza, tal como establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El número de trabajadores que ganan menos de 3,10 dólares al día aumentará en más de 5 millones durante los próximos dos años en los países en desarrollo.

Al mismo tiempo, el informe advierte que la incertidumbre mundial y la falta de empleos decentes, entre otros factores, alimentan el malestar social y el deseo de migrar en muchas partes del mundo.

Entre 2009 y 2016, la proporción de población en edad de trabajar que desea migrar al exterior aumentó en casi todas las regiones del planeta, a excepción de Asia Meridional, Asia Sudoriental y el Pacífico. El incremento más importante tuvo lugar en América Latina y el Caribe, así como en los Estados Árabes.

Cooperación internacional

Como recomendaciones políticas, los autores del informe estiman que un esfuerzo institucional coordinado para ofrecer estímulos fiscales y un incremento en la inversión pública que tenga en cuenta el espacio fiscal de cada país, proporcionaría un impulso a la economía global y reduciría el desempleo mundial en 2018 en unos 2 millones de personas respecto a las previsiones iniciales.

Estimular el crecimiento económico de manera equitativa e inclusiva precisa de un enfoque político multidisciplinar que aborde las causas subyacentes de este estancamiento prolongado, así como la desigualdad de los ingresos, y que a la vez considere las particularidades de cada país”, concluyó Steven Tobin.

Fuente: OIT / Foto: Radio ONU

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados