Las reformas y los recortes de Rajoy producen una caída del 1,3% en el PIB del segundo trimestre

28. agosto 2012 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Nacional

>>> El retroceso de la demanda interna originada por las rebajas salariales aparece como principal factor de la caída

Madrid.- Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española ha registrado un decrecimiento trimestral del 0,4% en el segundo trimestre de 2012. Esta tasa es una décima más negativa a la estimada en el primer trimestre.

En términos interanuales, la tasa de crecimiento del PIB es del –1,3%, siete décimas menos que en el trimestre anterior, como consecuencia de una mayor contracción de la demanda nacional, dado que el sector exterior mantiene la misma contribución positiva al crecimiento agregado que tenía en el primer trimestre del año.

Por lo que se refiere al entorno europeo, tanto la Unión Europea en su conjunto como la Eurozona, registraron crecimientos intertrimestrales negativos (–0,2%). Aún así, una parte de las principales economías europeas presentaron crecimientos positivos o nulos, tal y como es el caso de Alemania (0,3%), Austria y Holanda (0,2%) y Francia (0,0%). Por el contrario, Reino Unido e Italia registraron crecimientos negativos (–0,7%), de mayor intensidad que en el caso de España (–0,4%).

Analizando el crecimiento interanual del PIB español en el segundo trimestre de 2012 desde la óptica del gasto, se observa una contribución más negativa de la demanda nacional, que alcanza los –3,9 puntos, frente a los –3,2 puntos del trimestre precedente y, asimismo, una estabilización de la aportación positiva de la demanda externa, de 2,6 puntos.

Demanda nacional

La contribución más negativa de la demanda nacional a la actividad agregada en este trimestre se aprecia de forma común en sus dos principales componentes, el gasto en consumo final y la inversión en capital fijo.

El gasto en consumo final de los hogares aumenta en siete décimas su crecimiento negativo (del –1,5% al –2,2%), en línea con la reducción de la remuneración de asalariados, principal recurso de los hogares para enfrentarse al gasto en consumo. Dicha remuneración decrece a un ritmo del 3,9%.

Todos los componentes del gasto de los hogares, a escala agregada, muestran un peor comportamiento que en el trimestre precedente, siendo más intensa en el caso del gasto en bienes (especialmente los duraderos) que en el de servicios.

Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas reduce su crecimiento negativo en seis décimas hasta el –3,0%, como consecuencia de la evolución tanto de las compras de bienes y servicios realizadas por estas administraciones como de la remuneración de asalariados de aquéllas.

La formación bruta de capital fijo aumenta su decrecimiento en 1,7 puntos este trimestre, pasando del –7,7% al –9,4%. Atendiendo a los distintos tipos de activos, los materiales registran un descenso mayor que el del agregado (del –8,4% al –10,3%), con contracciones más acusadas en la construcción que en los bienes de equipo. La inversión en activos inmateriales crece a un ritmo del 2,9%, una décima menos que en el período anterior.

La demanda de activos de bienes de equipo contrae su nivel en un punto, desde el –6,0% al –7,0%, en sintonía con la evolución de los indicadores de producción industrial, cifra de negocios e importaciones de este tipo de bienes. El ritmo de descenso de la inversión en maquinaria (–5,7%) es menos intenso que en el caso de los activos de equipo de transporte (–10,8%).

La inversión en activos de construcción acelera su decrecimiento casi en dos puntos y medio, pasando del –9,5% al –11,8%. Tanto la demanda de inversión en viviendas como en infraestructuras y otras construcciones presentan perfiles decrecientes, con una mayor intensidad en el caso de las últimas (–16,0%) que en el de las viviendas (–7,0%).

Demanda exterior

La contribución de la demanda exterior neta de la economía española al PIB trimestral es similar a la del trimestre precedente, manteniéndose en 2,6 puntos. Este resultado se produce como consecuencia conjunta de una moderada aceleración de las exportaciones, compensada por un menor decrecimiento de las importaciones.

Las exportaciones de bienes y servicios aumentan cinco décimas su crecimiento, pasando del 2,8% al 3,3%. En el caso de los bienes, la aceleración es de siete décimas (del 2,9% al 3,6%), fruto de un mayor flujo de bienes a los países que no pertenecen a la Unión Europea.

La exportación de servicios se acelera también casi un punto (del 5,5% al 6,3%) y, en último lugar, las compras de no residentes en el territorio registran un descenso del 2,3%, en línea con una actividad turística más moderada.

Las importaciones de bienes y servicios reducen en medio punto su ritmo de crecimiento negativo (del –5,9% al –5,4%). Analizando todos sus componentes, la importación de servicios y las compras de los residentes en el resto del mundo moderan su decrecimiento de forma significativa en este trimestre, del –7,1% al –3,6% en el caso de los primeros y del –8,5% al –2,7% en el caso de las últimas.

Por su parte, la importación de bienes registra un decrecimiento ligeramente más intenso en este trimestre, en línea con el reducido nivel de actividad general, pasando del –5,6% al –5,9%.

Oferta

El análisis del cuadro macroeconómico desde la óptica de la oferta presenta unos rasgos similares a los del trimestre precedente. Así, se registran crecimientos moderados en el valor añadido de las ramas primarias, ligero decrecimiento en el caso del de los Servicios y decrecimientos más intensos en el de las actividades manufactureras y de la Construcción.

El valor añadido bruto de las ramas industriales atenúa su descenso en el segundo trimestre, pasando del –3,4% al –3,1%. Sin embargo, por lo que se refiere a la Industria manufacturera, el descenso interanual es mayor (del –4,4% al –4,6%). en línea con la evolución contractiva de la demanda nacional de bienes manufacturados (especialmente, de los duraderos).

El valor añadido bruto de la Construcción modera dos décimas su crecimiento negativo, desde el –7,3% al –7,1%.

Por su parte, el valor añadido de las ramas de los servicios contrae su nivel este trimestre, pasando del 0,9% al –0,3%. Este crecimiento negativo aparece por vez primera desde el segundo trimestre de 2009.

Si bien continúa el dinamismo de las actividades relacionadas con las tecnologías de la información y las comunicaciones, aunque con tasas más moderadas, los registros más desfavorables continúan registrándose en las actividades profesionales, turísticas y, en este trimestre, en las comerciales, en sintonía con la desfavorable evolución del gasto de los hogares en bienes de consumo.

Finalmente, las ramas primarias reducen el crecimiento de su valor añadido hasta el 2,5% acorde con la evolución de los indicadores de actividad agrícolas y ganaderos.

Empleo

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, acentúa su decrecimiento interanual en un punto, hasta el –4,6%. Este resultado supone la reducción de 801.000 empleos netos a tiempo completo en un año.

A escala agregada, las tasas interanuales registradas en la Industria y en los Servicios son más negativas que las del trimestre precedente.

En términos interanuales, los Servicios pierden 350.000 empleos, la Construcción poco más de 303.000 empleos, la Industria 136.000 y las ramas primarias casi 11.000.

La contracción del personal ocupado se registra con más intensidad en el empleo asalariado (pasa del –4,0% al –5,1%). Por su parte, el empleo no asalariado presenta una tasa de crecimiento ligeramente menos negativa este trimestre (pasa del –1,2% al –1,1%).

El número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas en la economía pasa del –3,5% al –3,7% en este trimestre. La diferencia entre esta evolución y la de los empleos equivalentes a tiempo completo se debe al aumento en el crecimiento de la jornada media a tiempo completo, que pasa del 0,1% al 1,0%.

De la consideración conjunta del crecimiento del PIB trimestral y de los datos de empleo ocupado, se deduce que la variación interanual de la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente aumenta en cuatro décimas, desde el 3,1% al 3,5%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada se reduce en medio punto, pasando del 3,0% al 2,5%.

Rentas

Por lo que se refiere a la distribución primaria de las rentas, la remuneración de los asalariados pasa del –2,5% al –3,9%. Este resultado es consecuencia del descenso de algo más de un punto en el número de asalariados (del –4,0% al –5,1%) y de la desaceleración de dos décimas en la remuneración media por asalariado (del 1,5% al 1,3%).

De esta manera, el crecimiento del coste laboral por unidad de producto (CLU) se sitúa en el –2,1%, casi dos puntos por debajo del deflactor implícito de la economía.

El excedente de explotación y la renta mixta desaceleran su crecimiento en dos décimas, pasando del 3,6% al 3,4%. Finalmente, los impuestos sobre la producción y las importaciones netos de subvenciones decrecen a una tasa del –6,7%, cinco décimas más que en el trimestre anterior.

Por lo que se refiere a las aportaciones de estas operaciones al crecimiento del deflactor implícito del PIB, el excedente de explotación y la renta mixta aportan 2,1 puntos al crecimiento de dicho índice, mientras que la remuneración de los asalariados contribuye negativamente en 1,3 puntos y los impuestos netos sobre la producción lo hacen en cinco décimas.

Imagen: INE

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados