Los estudiantes anti–Bolonia de Zaragoza ponen fin a su encierro tras ocupar el Rectorado durante 14 horas

26. marzo 2009 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

banda_seccion_act-aragon

Zaragoza.- Ayer fue un día intenso en la Universidad de Zaragoza. La jornada comenzaba con una ocupación del edificio del Rectorado por una veintena de miembros de la Asamblea Contra la Privatización de la Universidad (ACPU), y terminaba con un acuerdo entre esta organización y las autoridades de la Universidad de Zaragoza, que ponía fin a esta ocupación y a 107 días de encierro en el edificio de Interfacultades.

 

A las 8:30 horas, los estudiantes, armados con sus colchones, sus pancartas y sus sacos de dormir, procedieron a ocupar parte de la primera planta del edificio del Rectorado, para intensificar su protesta contra la implantación del Espacio Europeo de Estudios Superiores (EEES), más conocido como plan Bolonia. Poco después, la dirección de la Universidad de Zaragoza les advertía de que si no deponían su actitud antes de las 9:30, las negociaciones se iban a romper.

 

A pesar de ello, los miembros de la ACPU decidían mantener su ocupación ya que, según su portavoz, Héctor Pinilla, “esas negociaciones no existen en este momento; hemos hecho todo lo posible por ellas, pero no se han llevado a cabo”.

 

No obstante, el motivo principal del nuevo encierro en el Rectorado es, según Pinilla “por solidaridad con todos los represaliados de Barcelona, Baleares y Tenerife”, aunque los estudiantes reclaman también “un debate público sobre la aplicación del plan Bolonia y un referéndum” en la comunidad universitaria.

 

El ambiente en las inmediaciones y en el interior del edificio del Rectorado era de tensión a mediodía de ayer. La sombra del desalojo violento por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, planeaba sobre los movilizados. Pinilla nos confirma que “desde el Rectorado nos han dicho que han hablado con la Policía Nacional y con Delegación del Gobierno, y que en cualquier momento podían venir a desalojarnos. Se nos ha dado un nuevo plazo a la una, pero de momento, seguimos aquí. El encierro es indefinido y a ver qué ocurre”.

 

Después de 107 días de encierro en el edificio de Interfacultades, Héctor Pinilla nos informa de que “los ánimos están altos; hay pequeñas tensiones, pero la gente está animada porque ahora están empezando a escucharnos. De momento va bien la cosa, aunque siempre está el miedo del desalojo”.

 

Las autoridades rectorales declinaron ayer por la mañana realizar declaraciones a los medios. En su defecto, CRÓNICA DE ARAGÓN pudo conversar en el interior del edificio ocupado con la jefa del Gabinete de Comunicación de la Universidad de Zaragoza, Mariola Conde, que nos remitió a una posterior nota de prensa.

 

Durante la tarde de ayer, la tensión en el edificio del Rectorado de la Universidad de Zaragoza fue descendiendo, al anunciarse una negociación entre las autoridades universitarias y los miembros de la ACPU.

 

Esta negociación fructificó en forma de acuerdo a las 22 horas. ACPU y Rectorado hacían público un documento conjunto en el que se recoge la necesidad de debatir e informar acerca de la implantación del plan Bolonia. A tal efecto, el Rectorado colocará “un punto de información en el campus con visibilidad suficiente para que pueda ser el referente del punto de vista de la ACPU sobre el EEES”.

 

Las partes se comprometieron también a redactar “un escrito de defensa de la Universidad pública” para presentar al Consejo de Gobierno, en el que se recojan “precios públicos que permitan el acceso de los estudiantes a todos los formatos de enseñanzas oficiales”, así como “la garantía de no intervención de empresas en el diseño de titulaciones” y “la publicidad de los convenios y acuerdos firmados con entes privados e institucionales”.

 

Finalmente, ACPU y Rectorado acordaron la “realización de una consulta entre los estudiantes” sobre el plan Bolonia, con antelación al periodo de exámenes y “con la cobertura logística del vicerrectorado de Estudiantes y Empleo” de la Universidad de Zaragoza.

 

En el último párrafo del acuerdo, estudiantes y Rectorado manifiestan que “la vía del diálogo y la reflexión es la adecuada para abordar las cuestiones universitarias y para afrontar las discrepancias”. Por ello, las partes afirman que lamentan y denuncian “las decisiones que han producido los incidentes y los heridos en las manifestaciones de Barcelona”.

 

Nuevas movilizaciones en Barcelona

 

Varios grupos de estudiantes anti–Bolonia ocuparon ayer el decanato de las Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona, así como diversas dependencias de las facultades de Geografía e Historia y de Derecho de la Universidad de Barcelona.

 

A última hora de la tarde de ayer se conoció el dato de que varios profesores y miembros del personal administrativo y de servicios de la Universidad de Barcelona, se sumaron al encierro de los estudiantes para mostrar su oposición al plan Bolonia y a las cargas policiales que la semana pasada realizaron los Mossos d’Esquadra contra los estudiantes barceloneses.

 

Comentarios cerrados