Raquel Tenías: “En comisaría el trato fue muy inhumano porque nos ignoraban continuamente”

25. marzo 2014 | Por | Categoria: Aragón, Hoy destacamos

>>> La dirigente de Izquierda Unida de Aragón regresaba anoche a Zaragoza después de que el juez ordenara su puesta en libertad con cargos

Zaragoza.- “Ha sido todo como una película, de no creérselo”. Con esta frase resumía anoche Raquel Tenías su estancia forzosa en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional de Moratalaz, tras haber sufrido el sábado una detención arbitraria en las calles de Madrid. A las 20:33 entraba en el andén de la Estación de Delicias el AVE que la traía de vuelta a Zaragoza, después de que el juez decretara su puesta en libertad con el genérico cargo de “desórdenes públicos” en el atestado policial.

Hasta allí se desplazaron amigos, familiares y compañeros de IU, para brindarle un caluroso y merecido recibimiento.

Posteriormente, la responsable de Movimientos Sociales y Ciudadanos de IU–Aragón atendía a los medios para explicar que el trato que recibió en comisaria “fue muy inhumano porque nos ignoraban continuamente”. Hasta tal punto llegó el ninguneo que les ofrecieron los agentes de la Policía Nacional que “había una chica que era diabética y necesitaba insulina, y le costó muchísimo que se la dieran; yo pedí un calmante porque lo necesitaba, y no me lo trajeron”.

Antes de su paso a calabozos, las personas detenidas ya podían imaginar lo que les esperaba. “Estuvimos desde las diez de la noche [del sábado] hasta las cuatro y media de la mañana [del domingo] que nos bajaron a calabozos, veinte personas en una habitación mirando a la pared, sin poder hablar, sin poder girar la cabeza y sin poder movernos”, relata Raquel. “Había algunas sillas en las que, a las cuatro chicas que estábamos, nos dejaban sentarnos de vez en cuando”, afirma.

En cuanto a las necesidades fisiológicas, las cosas no fueron mejor que la tortura psicológica que supone permanecer durante seis horas y media de pie y mirando a la pared de la sala de una comisaría, ya que durante ese tiempo “nos dejaron ir una vez al baño, y ya no nos dejaron movernos para nada”, señala la dirigente de IU–Aragón.

El clima era similar al de esas películas de tema carcelario en las que cualquier comentario, protesta, petición, pregunta o gesto de los detenidos puede acarrear severas consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta que a Raquel la habían detenido sólo por pasear por la calle. “Me sentí con muchísima indefensión y desamparo”, afirma la activista antes de señalar que ese momento “fue durísimo porque no nos decían nada ni nos daban explicaciones”.

Alrededor de las cuatro y media se produjo el traslado a los calabozos de Moratalaz. “En las celdas de las chicas había un inodoro y un lavabo, con lo cual teníamos agua y podíamos ir al baño; a los chicos los pusieron en celdas sin baño, y no bebieron agua en ningún momento; creo que les dejaron ir al baño una vez”, afirma Raquel.

Respecto a la manutención de los detenidos, parece que la Policía Nacional tampoco se esmeró demasiado. “El domingo no nos dieron de desayunar; la primera comida fue a las dos del mediodía cuando nos dieron una lata de fabada”, dice la detenida.

La estancia en las celdas siguió la tónica de inhumanidad impuesta por los responsables policiales. “No sabes la hora, estás a oscuras, no sabes cuándo es de día o de noche,… tampoco sabes cuánto tiempo vas a estar ahí”, relata Raquel.

En cuanto a la declaración con el juez, “ha sido bastante rápida –dice la dirigente de IU–, tenía una actitud muy cordial, me ha preguntado qué había pasado, yo le he contado cómo fue la detención, y tras la firma del acta me han puesto en libertad”.

Se abre ahora un proceso judicial que determinará si la Policía Nacional puede aportar pruebas sobre la veracidad del atestado y de los motivos que condujeron a la detención, o si por el contrario, se confirma el carácter arbitrario de la detención y posterior periplo carcelario sufridos por una persona inocente durante casi cuarenta y ocho horas.

Fuentes policiales han indicado a este diario que el trato dispensado a los detenidos fue correcto y ajustado a la legalidad.

(+) info >>>

– Liberada la dirigente de IU–Aragón que había sido detenida el sábado en Madrid

– ¡Libertad para Raquel! (editorial)

– Cientos de personas exigen la liberación de Raquel Tenías ante la Delegación del Gobierno en Aragón

– IU–Aragón exige la inmediata puesta en libertad de su responsable de Movimientos Sociales y Ciudadanos

Fotos: cronicadearagon.es

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados