Un informe del Parlamento británico afirma que la intervención aliada en Libia “estuvo basada en conjeturas erróneas”

14. septiembre 2016 | Por | Categoria: Hoy destacamos, Internacional

>>> El documento culpa a Cameron del derrumbe político del país, y del auge del Estado Islámico en la zona

Londres (Reino Unido).- La Comisión de Exteriores del Parlamento británico ha publicado hoy un demoledor informe que pone en evidencia la intervención militar que el Reino Unido, Francia, España y otros países europeos llevaron a cabo en Libia en 2011. Según este documento, “la estrategia del Reino Unido estuvo basada en conjeturas erróneas y en un entendimiento incompleto de las pruebas”.

El informe afirma que lo que comenzó siendo una operación militar para proteger a la población civil de Bengasi respecto a una amenaza que quizá no era real, se acabó convirtiendo en una “política oportunista de cambio de régimen”. Y todo ello, gracias a que la operación “no contó con información precisa de inteligencia”.

El resultado de esta operación, promovida por los gobiernos británico y francés, no ha podido ser más desoladora, según el informe. Al no existir una estrategia para ayudar a Libia después del derrocamiento de Gadafi, lo que se consiguió fue fragmentar el poder del país, dejándolo en manos de numerosas facciones armadas, y favorecer el auge del Estado Islámico y de las mafias de la inmigración en el norte de África.

El Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento británico culpa de todo esto a Cameron, ya que según el informe, “a través de su toma de decisiones en el Consejo de Seguridad Nacional, el exprimer ministro, David Cameron, era en última instancia responsable de la falta de desarrollo de una estrategia coherente Libia”.

El presidente del Comité, el conservador Crispin Blunt, ha declarado que el resultado de la intervención militar de su país en Libia fue “un derrumbe político y económico, guerras entre milicias y tribus, crisis humanitarias y de migrantes, violaciones generalizadas de los Derechos Humanos, distribución de las armas del régimen por toda la región, y auge del Estado Islámico en el norte de África”.

El Ministerio de Defensa español, entonces dirigido por la socialista Carme Chacón, aportó a esta operación militar 4 cazas F-18, 2 aviones cisterna Boeing 707, 1 avión de vigilancia marítima CN-235, 1 fragata F-104 y 1 submarino S-74.

Foto: Staff Sgt. Brendan Stephens (uno de los cazas F-18 español, repostando en la Estación Aeronaval de Sigonella, Italia, el 22 de marzo de 2011)

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados