Argentina se queja ante el G–77 de que la actitud de los fondos buitre está poniendo en riesgo la economía del país

26. junio 2014 | Por | Categoria: Internacional

>>> Un fallo de la Corte Suprema de los EEUU obliga al país sudamericano a pagar 1.500 millones de dólares antes del 30 de junio

Nueva York (ONU).- Argentina respeta sus compromisos internacionales y está dispuesta a pagar su deuda, pero el reciente fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos pone en peligro no sólo el cumplimiento de dichas obligaciones, sino la economía del país. Así lo afirmó ayer ante el Grupo de los 77 más China el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, quien expuso la situación de su país ante el fallo del pasado 16 de junio, según el cual Argentina debería pagar casi 1.500 millones de dólares a los fondos buitres antes del próximo 30 de junio.

Ese dictamen paraliza el proceso de reestructuración y coloca a Argentina en una situación de incumplimiento técnico, explicó Kicillof. “La Argentina quiere seguir pagando su deuda reestructurada, la Argentina quiere seguir pagando, pero no la dejan. Es un caso inédito, insólito ¿Por qué? Porque nos han impuesto determinadas condiciones que tienen consecuencias que ponen en riesgo, no ya la reestructuración, no ya la situación financiera externa del país, sino la economía en su conjunto… Quiere decir que el accionar de los fondos buitre no es que pone en riesgo la reestructuración, pone en riesgo al país, pone en riesgo a nuestro pueblo, pone en riesgo los derechos para proteger a los argentinos del accionar del sistema financiero internacional”, puntualizó.

Kicillof señaló que Argentina está pidiendo que se le permita negociar en condiciones razonables la reestructuración de esa deuda y advirtió que de cumplirse el fallo, otros países podrían sufrir una situación similar puesto que se crearía un precedente.

Subrayó además, que si se aplica el fallo, todos los acreedores que habían aceptado la reestructuración podrían reclamar las mismas condiciones, lo que llevaría a Argentina a la quiebra.

El ministro repasó la historia del endeudamiento externo de su país, que se acrecentó de manera alarmante a partir de 1976 con la dictadura militar, y terminó en 2001 con la peor de las crisis sociales del país.

Recordó que desde 2003, Argentina inició un programa de reestructuración aceptado por más del 90% de los acreedores. Sin embargo, los fondos buitres compraron bonos no reestructurados de una minoría y demandaron al país para que pagara el valor nominal más una serie de intereses y penalidades acumuladas que a la fecha suman 1.500 millones de dólares. “Un uno por ciento pone en riesgo lo que voluntariamente aceptó prácticamente la unanimidad de los demás bonistas, muchas gracias”, concluyó Kicillof.

Fuente y foto: Radio ONU

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados