La embajadora de Oxfam Scarlett Johansson visita a los afectados por la sequía en el Cuerno de África

27. septiembre 2011 | Por | Categoria: Internacional

banda_seccion_act-internacional

>>> La actriz se ha desplazado a las zonas más afectadas de Kenia por la grave sequía, que afecta ya a más de 13 millones de personas

 

Dadaab (Kenia).- La actriz Scarlett Johansson, embajadora de Oxfam –Intermón Oxfam en España–, ha visitado en los últimos días Kenia para ser testigo de los efectos devastadores que la grave sequía, la peor de las últimas 6 décadas, está provocando en más de 13 millones de personas de Etiopía, Kenia y Somalia. En este último país, la ONU ha declarado el estado de hambruna en varias zonas. 

 

Durante la visita, la actriz se desplazó al campamento de refugiados de Dadaab, el más grande del mundo, en donde decenas de miles de refugiados somalíes han llegado huyendo de la sequía y de la guerra. “La pobreza en Dadaab es abrumadora”, resaltó Johansson. “Me encontré con innumerables mujeres como Hawa, una líder de la comunidad local, quien se lamentó de la lucha interminable de los somalíes como refugiados de guerra, contra el hambre y ahora abandonados a vivir cada día con lo mínimo”.

 

Asimismo, Scarlett Johansson pudo comprobar las secuelas que la sequía crónica están dejando en las poblaciones de la región de Turkana, en el norte de Kenia, que está  destruyendo sus vidas y sus medios de subsistencia  Según la actriz, “ésta es una crisis a largo plazo, exacerbada por el conflicto político, el hambre y la sequía, que no puede seguir siendo ignorada. Más de la mitad de los somalíes que han muerto son niños, toda una generación perdida. La comunidad internacional debe actuar ya, de manera contundente”.

 

Embajadora de Oxfam desde 2004, Scarlett Johansson visitó la región para poder comprobar en primera persona el trabajo que está realizando Oxfam en el Cuerno de África. La organización humanitaria pretende llegar con asistencia humanitaria a 3,5 millones de personas y aumentar la resiliencia de las comunidades donde trabaja.

 

Más de 13 millones de personas están en riesgo en el Cuerno de África, enfrentándose cada día a la escasez desesperada de alimentos. Algunas zonas están sufriendo la peor sequía de las últimas seis décadas. La ONU ha declarado el estado de hambruna en varias regiones de Somalia y ha advertido que la situación podría empeorar si los donantes no actúan con rapidez.

 

Decenas de miles de personas ya han perdido la vida –más de la mitad niños–. Las mujeres y los niños que huyen de Somalia caminan durante 3 ó 4 semanas a través del desierto, con muy poca comida y agua. Miles de personas siguen huyendo cada día a la frontera de Kenia y Etiopía, mientras que otros somalíes han terminado en campamentos improvisados ​​en los alrededores de Mogadiscio, desgarrada por el conflicto.

 

La previsión es que la crisis empeore. Se pronostica que llueva por debajo del nivel medio desde octubre a diciembre en la zona Mandera –en la triple frontera, que une Kenia, Etiopía y Somalia-, así como desde noviembre hasta enero en el sur y centro de Somalia. Con este pronóstico, la recuperación no empezaría hasta la próxima cosecha en agosto de 2012.

 

Esta tragedia ha sido causada tanto por personas y sus políticas como por cuestiones meteorológicas. Temporadas sucesivas sin lluvias, conflictos, el aumento de precios de los alimentos, así como años de marginación y falta de inversión han dejado a millones de personas sin poder hacer frente a esta grave situación. Los precios de los alimentos básicos están en niveles récord. En Somalia, el precio del sorgo es de hasta un 240% más respecto al año pasado. En el norte de Kenia, el precio de la leche ha aumentado en un 300%. Muchas personas en la región son pastores que dependen de la ganadería. En algunas partes de Kenia y Etiopía, el 60% de los rebaños han perecido. Sin ganado, no tienen ingresos y no pueden comprar comida.

 

Es necesario ahora un aumento rápido de la ayuda de emergencia para salvar vidas y proteger los medios de subsistencia de las personas, con los que poder seguir viviendo una vez superada la crisis. A largo plazo, los gobiernos nacionales y los donantes deben priorizar abordar en primer lugar las cuestiones que hacen a las personas vulnerables. Faltan todavía 1.000 millones de dólares para poder satisfacer  las necesidades humanitarias inmediatas de este año. Los donantes deben traducir sus compromisos en acciones sobre el terreno para evitar pérdida de vidas innecesarias. 

 

Oxfam trabaja tanto para salvar vidas hoy al igual que para asegurar que las personas tengan un futuro mañana. Éste comienza con la entrega de asistencia humanitaria, que ayuda ahora a las comunidades a comenzar a reconstruir su capacidad de recuperación pero es una tarea a largo plazo. Luchar contra la pobreza, invirtiendo en ayudar a las personas para que sean autosuficientes,  especialmente los pequeños agricultores y las comunidades de ganaderos nómadas, los más afectados por la sequía actual, será esencial para evitar que crisis  como la actual vuelvan a repetirse  en un futuro, cuando la sequía, inevitablemente, llegue una vez más.

 

Oxfam

 

Oxfam ha ido ampliando su trabajo desde el comienzo del año. La organización humanitaria necesita fondos de donantes para entregar más comida, agua, saneamiento y atención sanitaria a personas en situación desesperada, además de asegurar un futuro más allá de esta emergencia. Actualmente, se está  proporcionando agua, saneamiento e higiene, así como trabajando en programas “cash for work”, distribuyendo alimentos de emergencia y   comprando de ganado débil para generar ingresos a sus propietarios y carne  para la comunidad. Oxfam pretende llegar a 3,5 millones de personas en toda la región proporcionándoles ayuda de emergencia y aumentando la resiliencia de las comunidades con las que trabaja.

 

Las contrapartes locales de Oxfam están operando en el mayor programa de salud pública en Somalia, proporcionando agua potable a más de 329.000 somalíes desplazados en los campos de las afueras de Mogadiscio. Asimismo,  trabajan en el mayor programa de alimentación terapéutica para niños y madres en Mogadiscio, que prestan asistencia a más de 3.000 niños desnutridos cada semana. Más de 56.000 ya han recibido tratamiento este año. 

 

 

Fotos: Oxfam

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados