Pablo Fosco: “El ébola es el resultado de una tremenda desigualdad económica y social”

24. noviembre 2014 | Por | Categoria: Internacional

>>> El fotoperiodista de Oxfam Intermón, que acaba de regresar de Liberia y Sierra Leona, relata como el ébola está transformando la vida de las personas

Madrid.- “No afecta a todos por igual. El ébola es una enfermedad que se ceba con los más pobres y vulnerables. Con aquellos que no tienen acceso a servicios sanitarios de calidad y que viven en los barrios más marginales. Es el resultado de una tremenda desigualdad económica y social”, relata Pablo Tosco, fotoperiodista de Oxfam Intermón que ha recorrido los barrios más pobres de Freetown y Monrovia junto a los promotores de salud de la organización y que acaba de aterrizar en España. “Me ha sorprendido que en Monrovia, los habitantes de algunos de los barrios más adinerados confesaban saber lo que ocurría a través de la televisión, como nosotros desde aquí”, añade.

No es casualidad que sean los países más pobres de la región y aquellos con Gobiernos más débiles los qué más duramente estén sufriendo esta epidemia. Aquellos que no poseen servicios de salud universales y de calidad”, apostilla Tosco.

Falta más inversión y compromiso

Justamente la falta de inversión y compromiso de los países desarrollados es un clamor de las organizaciones humanitarias que trabajan en los países afectados por el ébola. Recientemente Oxfam exigió a los líderes del G20 un compromiso en forma de fondos, personal sanitario y equipos para atajar el contagio de la enfermedad. La organización asegura que, lamentablemente, ninguno de ellos -incluida España-, ha hecho compromisos concretos.

Es imprescindible frenar los contagios, contener la enfermedad y asegurar un tratamiento adecuado para los afectados. Pero también mirar críticamente el papel de los donantes en esta crisis. La bajada de contribuciones a la Ayuda Humanitaria, como es el caso de España, tiene efectos desgarradores en los países más pobres y el ébola es un ejemplo claro de ello. Es urgente que se incremente la ayuda y que los países afectados dispongan de presupuesto suficiente para garantizar que los sistemas de salud pueden responder al ébola, pero también al resto de enfermedades curables (como diarrea o malaria) a las que ahora no se puede tratar porque los sistemas están colapsados”, afirma Paula San Pedro, responsable de Advocacy Humanitario de Oxfam Intermón.

Por ello, la organización ha pedido al Gobierno español “que muestre mayor solidaridad con África del Oeste concediendo más fondos, personal sanitario y más apoyo logístico militar”.

El sufrimiento de la cuarentena

Más allá de los hospitales y los centros de tratamiento especializados en ébola, la vida de las comunidades se ha transformado radicalmente y el sufrimiento de la población va en aumento. Las duras condiciones del aislamiento en los barrios en cuarentena están generando problemas psicosociales añadidos que pasan desapercibidos dentro de esta grave crisis humanitaria.

Las cuarentenas estigmatizan a las familias que no tienen recursos para sobrevivir aisladas, sin agua ni comida. En Freetown muchas calles se cierran de manera preventiva y las casas, sus habitantes e incluso los visitantes quedan aislados durante 21 días”, añade Pablo Tosco.

En este sentido, advierte Paula San Pedro “se necesitan más fondos para poder responder a la inseguridad alimentaria. Las medidas para controlar el contagio de la epidemia, como las cuarentenas, están provocando que los precios de los alimentos se disparen o que directamente no haya alimentos en los mercados”.

El ébola ha transformado las relaciones en la sociedad. Las cuarentenas y las férreas pero necesarias medidas de prevención, imposibilitan que la gente tenga una vida normal. Las personas infectadas no pueden dar la mano, abrazar, ni besar; no pueden tener relaciones íntimas. Los niños llevan meses sin ir al colegio. A las familias se les impide despedir a sus muertos de la manera tradicional ya que ni siquiera los pueden tocar para enterrarlos”, concluye Tosco.

Foto: Oxfam Intermon

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados