Agricultores convocados por COAG inician una concentración permanente para protestar contra el Acuerdo UE–Marruecos

15. febrero 2012 | Por | Categoria: Nacional

>>> Como acto de protesta, los productores arrojaron ayer 200 kilos de tomates contra el edificio de la UE en Madrid

Madrid.- La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) inició ayer una concentración permanente frente a la sede de la Comisión y el Parlamento Europeo en Madrid para reclamar el voto negativo de los europarlamentarios a la ratificación del Acuerdo de libre comercio UE–Marruecos.

Desde ayer y hasta el próximo jueves, fecha en la que la Eurocámara tiene previsto decidir sobre este tema, productores de las Comunidades Autónomas más afectadas participarán en el acto reivindicativo. Ayer fue el turno de los andaluces, que arrojaron 200 kilos de tomates contra la sede de la UE en Madrid. Hoy toman el relevo los murcianos, que traerán 500 kilos de naranjas y limones, y mañana lo harán los agricultores aragoneses, catalanes, valencianos, riojanos y navarros.

Miguel Blanco, responsable de Organización de COAG, señaló que no se puede ratificar un acuerdo que dañaría gravemente la economía de múltiples regiones productoras. “El sector de frutas y hortalizas genera en España la mitad del empleo agrario, supone más de un tercio de la producción final, con más  250.000 explotaciones especializadas y 8.600 millones de euros en exportaciones. En estos tiempos de crisis y paro, la renovación del acuerdo supondría un duro mazazo a la economía y al empleo. Sólo el aumento del contingente de tomate  supondría una pérdida de 350.000 jornales anuales en España”, afirmó.

Por su parte, el responsable estatal de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, recordó que no se puede ratificar un acuerdo que sólo beneficia a unos pocos. “La UE debe ser coherente y un acuerdo que no beneficia a los agricultores europeos ni a los marroquís. Quien más se ha lucrado con el acuerdo han sido tres grandes empresas, las franco-marroquíes Azura y Soprofel, y los Dominios Agrícolas, joya del emporio del rey de Marruecos, tal y como recoge el informe elaborado por el Vicepresidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, José Bové. Entre las tres acaparan al menos el 70% de los beneficios de un convenio que Marruecos vende como vital para su agricultura”, precisó Góngora.

Los representantes de COAG recordaron que el fin último de la política exterior comunitaria es que se produzcan avances en materia de respeto al medioambiente, en los derechos laborales y –sobre todo– en el desarrollo económico y social de la población local y no sólo de las grandes corporaciones locales o extranjeras. “El acuerdo con Marruecos no respeta este principio y pone todas las herramientas necesarias para que empresas agroexportadoras de capital europeo produzcan en Marruecos saltándose las condiciones ambientales, laborales, etc… que se exigen en la UE para luego inundar nuestros mercados con productos a bajo precio”, afirmó Miguel Blanco.

Rechazo de Willy Meyer

Por otro lado, el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, mostró ayer en el Parlamento Europeo su “rechazo rotundo” al acuerdo de liberalización del comercio de productos agrícolas y pescado entre Marruecos y la Unión Europea al considerar que se va a convertir en “un verdadero tsunami para la pequeña y mediana producción agraria aquí y allí, que además incumple el derecho internacional  y colabora con el expolio de los recursos naturales del Sahara Occidental que lleva a cabo Marruecos”.

Según Meyer, quien adelantó que el jueves votará en contra, el acuerdo planteado “privilegiará y beneficiará únicamente a las multinacionales europeas y a las personas que concentran la propiedad en Marruecos, que son muy pocas, entre ellas la casa del rey de Maruecos, quien sigue siendo dueño de la mayor parte de las tierras agrícolas del país”.

“Ustedes siguen sin tener en cuenta, a pesar de la primavera árabe, lo que debería de tenerse en cuenta como fundamental a la hora de abordar el comercio: la calidad democrática y social de los productos. No lo tienen en cuenta. Las condiciones de explotación que padecen los agricultores marroquíes, y el dumping social que supone liberalizar para hacer competir vía precio a los productos agrícolas europeos con los marroquíes, sin exigir a Marruecos que cumpla y garantice unas mínimas condiciones sociales, laborales y fitosanitarias”, añadió el europarlamentario de IU.     

Asimismo, Meyer mostró su perplejidad ante las alabanzas que, tanto el representante del Consejo como el de la Comisión Europea, dedicaron al proceso de reformas en Marruecos tras la Primavera Árabe. “Ponen como ejemplo de reformas democráticas Marruecos. En las últimas elecciones han participado un 22% y siguen en la calle luchando, pero ustedes ni ven ni oyen porque lo único que quieren privilegiar es a las multinacionales europeas de la alimentación que llevan a la ruina a la pequeña y mediana producción mediterránea, y en general a Europa y la pequeña y mediana propiedad en Marruecos”, afirmó Meyer.

En cuanto a la cuestión del Sahara occidental, Meyer se preguntó visiblemente enfadado “¿otra vez señores de la Comisión y del Consejo? ¿Otra vez? ¿Otra vez van a vulnerar el derecho internacional? ¿No les importa? ¿No les importa que se incluyan en el acuerdo los recursos de un territorio que no es de Marruecos? No les importa. Señores, un poquito de más dignidad y más respeto por el derecho internacional”.  

Fotos: COAG / IU

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados