Desarticulado un grupo de falsos policías que se dedicaban a asaltar a los turistas en Barcelona

20. abril 2012 | Por | Categoria: Nacional

>>> Los 13 detenidos podrían conseguir un botín diario de entre 6.000 y 10.000 euros

Barcelona.- Una operación conjunta de la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra ha concluido con la desarticulación de un grupo organizado de falsos policías que asaltaba a turistas en carreteras de Barcelona y su cinturón metropolitano. Los arrestados utilizaban burdas placas de policía o incluso cartones con supuestos distintivos policiales para “dar el alto” a sus víctimas en las inmediaciones de hoteles y aeropuertos. Con el pretexto de un registro del vehículo o las pertenencias de los turistas se apoderaban del dinero y de los objetos de valor que portaban, todo ello en menos de un minuto, para después huir a gran velocidad.

Fueron detenidas 13 personas, todas ellas de nacionalidad iraní. Hasta el momento se han esclarecido 20 asaltos, y se les atribuyen, presuntamente, los delitos de usurpación de funciones, lesiones, atentado a agente de la autoridad, falsedad documental y asociación ilícita. Podían obtener un botín diario de entre 6.000 y 10.000 euros.

Robos en menos de un minuto

Las investigaciones se iniciaron por parte de la Brigada de Policía Judicial de Madrid a finales del pasado año. Los agentes detectaron en la Comunidad de Madrid las actividades delictivas de un grupo de policías ful –como se conoce en el argot a los delincuentes que se hacen pasar por policías–, y lograron identificar y detener a algunos de sus miembros. La presión policial sobre el resto del grupo motivó su traslado a Cataluña, donde continuaron son sus asaltos a turistas en la ciudad de Barcelona y diversas poblaciones de su cinturón metropolitano.

Los policías de Madrid coordinaron entonces sus investigaciones con agentes de la Jefatura de Policía de Cataluña y con los Mossos d’Esquadra. Los investigadores constataron, además, que sus actividades delictivas se extendían a otros países de la Unión Europea, principalmente a Italia.

Para ejecutar los asaltos, los detenidos actuaban en grupos de un mínimo de nueve personas y circulaban con varios vehículos en convoy. Utilizaban automóviles de segunda mano y gama media, pero muy potentes, con los que circulaban por vías rápidas a gran velocidad con tres o cuatro miembros de la banda a bordo. Uno de estos vehículos realizaba tareas de contravigilancia y alertaba de la presencia policial al resto, al tiempo que seleccionaba a las potenciales víctimas. Para evitar ser identificados los adquirían, con documentos falsos, a nombre de personas de nacionalidad española que no tenía ninguna relación con la organización.

Cuando abordaban a las víctimas solo actuaba uno de los turismos. Mostraban unas burdas credenciales policiales, incluso identificándose con cartones con distintivos policiales impresos, para hacer parar a los turistas que iban a atracar. Con el fin de confundir más a las víctimas vestían además ropas con banderas españolas. En caso de abordar a los turistas cuando caminaban por la calle, les solicitaban la documentación con la excusa de que estaban buscando sustancias estupefacientes. Además, si se resistían o intentaban recuperar sus pertenencias, los detenidos no dudaban en agredirles.

Entre 6.000 y 10.000 euros diarios

El grupo desarticulado se caracterizaba por su alta experiencia en este ámbito delincuencial y no tardaban ni un minuto en cometer los robos. Los ladrones podían conseguir un botín diario de entre 6.000 y 10.000 euros. Para dificultar su identificación cambiaban de domicilio constantemente y si creían haber sido identificados se intercambiaban con otros miembros de la organización que se encontraban en otros puntos de España.

Las pesquisas realizadas condujeron a los agentes hasta la localidad de barcelonesa de Calella, donde los miembros del grupo ahora desarticulado habían alquilado once apartamentos. El operativo policial culminó trece detenciones. En los registros realizados se intervinieron 30.000 euros en efectivo, 7.300 dólares USA,350 librasesterlinas, credenciales policiales falsas, prendas de ropa con la bandera española que utilizaban para cometer los robos y documentaciones falsificadas, así como joyas y relojes de lujo valorados en unos 65.000 euros. El dinero, las joyas y la documentación original estaban escondidos en cestos de mimbre con dobles fondos, oculto y preparado para transportar de manera discreta. También se han intervenido seis vehículos utilizados en los robos.

La investigación fue realizada por agentes especializados en la lucha contra la criminalidad organizada de las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Madrid y Barcelona, junto con el Grup de Robatoris Especializats de los Mossos d’Esquadra.

Foto: archivo Policía Nacional

Tags: , ,

Comentarios cerrados