El Gobierno español podría abandonar el próximo año a siete millones de personas en conflictos y desastres naturales

19. diciembre 2012 | Por | Categoria: Nacional

>>> Intermón Oxfam asegura que, con un recorte del 90%, la cooperación española no podrá seguir respondiendo a las grandes crisis humanitarias

Madrid.- El Gobierno español podría abandonar a cerca de 7 millones de personas en conflictos y desastres naturales el próximo año con el drástico recorte que han sufrido los fondos destinados a la ayuda humanitaria, ha denunciado Intermón Oxfam.

Esta cifra de 7 millones de personas se ha calculado tomando como base las 120.000 personas atendidas en Mauritania durante la crisis del Sahel con 2 millones de euros y el recorte de 115,2 millones de euros desde 2010. Los Presupuestos Generales del Estado, que concluyen su tramitación parlamentaria esta semana, contemplan un recorte sin precedentes del 90% en esta partida, la más castigada en materia de cooperación, pasando de los 127,5 millones de euros en 2010 a los 12,3 millones para 2013.

El descenso supone un freno en seco al avance tanto cuantitativo como cualitativo que el sistema humanitario español ha experimentado en la última década y con el que ha contribuido a salvar millones de vidas. Tal y como detalla el informe “Crisis alimentaria en el Sahel: ¿prevenir o curar?”, que lanzó ayer la organización, la respuesta de la cooperación española en la reciente emergencia del Sahel, a la que ha destinado más de 10 millones de euros, ha jugado un papel relevante dentro del sistema humanitario internacional, principalmente en temas de seguridad alimentaria y agricultura.

“Con los recortes, la cooperación española no podrá seguir ayudando a las poblaciones que lo han perdido todo y tampoco  podrá cumplir los compromisos ya adquiridos. Apostar por las personas que más sufren es una cuestión de voluntad política. Es inaceptable que el dinero destinado a toda la respuesta española para la emergencia del Sahel sea prácticamente igual a la indemnización que recibió el  director general del Banco de Valencia”, aseguró la responsable de Advocacy Humanitario de Intermón Oxfam, Lara Contreras.

Según el informe, en Mauritania, con un presupuesto de 2 millones de euros gestionado por ONG, 120.000 personas se han beneficiado de los programas de tratamiento de malnutrición y ayuda alimentaria, así como de agua y saneamiento. Además de la ayuda en el Sahel, la cooperación española ha sido un actor humanitario destacado en las grandes crisis que en la última década han azotado el planeta como el tsunami del sudeste asiático, el terremoto de Haití y la hambruna del Cuerno de África, entre  otras, en las que siempre ha estado al lado de los que más sufrían.

Prevenir, mejor que curar

La organización calcula que el Gobierno debería aumentar como mínimo los fondos humanitarios en 50 millones de euros, sumados a los 12,3 millones ya presupuestados, para que España pueda seguir manteniendo el prestigio internacional adquirido en estos últimos años como donante humanitario.

Con ello, también aseguraría la coherencia con los compromisos ya pactados, como el que adquirió con la región del Sahel el presidente del Gobierno el pasado mes de septiembre ante la Asamblea General de Naciones Unidas. “La  priorización del Sahel pasa por reforzar más el enfoque de prevención de crisis y de construcción de las capacidades de las poblaciones más vulnerables para romper el círculo del hambre. Es esencial  un enfoque más integral que una el trabajo humanitario con el de desarrollo”, señaló la portavoz.

En este sentido, el informe confirma que la respuesta a Sahel ha evitado una catástrofe humanitaria, en parte, gracias a las lecciones aprendidas de la respuesta tardía en la emergencia del Cuerno de África, ya que se ha respondido antes. Para ello hay que asegurar una respuesta preventiva y un enfoque de continuidad que permita a las comunidades vulnerables recuperarse más allá del momento de la emergencia. Según Contreras, “invertir en prevención y resiliencia cuesta 1.000 millones de euros menos que responder a una crisis”. Níger es un buen ejemplo: hasta la fecha, los programas de nutrición y ayuda alimentaria han conseguido reducir casi en un millón los casos de desnutrición aguda entre niños menores de cinco años.

Más de un millón de población beneficiaria

En la región, Intermón Oxfam está trabajando en siete países atendiendo a las poblaciones desde que saltó la alerta temprana, durante el pico de la crisis y en la actual fase de recuperación. Hasta el momento, con 38 millones de euros,  la organización ha llegado a más de un millón de  personas afectadas por la crisis alimentaria. Al mismo tiempo, está proporcionando servicios de agua, saneamiento y ayuda alimentaria a más de  100.000 refugiados que han huido del conflicto de Mali y  a las poblaciones de acogida en Burkina Faso, Mauritania y Níger.

Los programas de Oxfam tienen el objetivo de prevenir crisis futuras, contribuyendo a mejorar las capacidades de la población para enfrentar las crisis alimentarias. Esto se ha logrado, entre otros factores, por la continuidad entre la respuesta humanitaria y los programas de desarrollo que refuerzan a las organizaciones locales.

En este sentido, Moumouni Sano, beneficiario del proyecto con productores de maíz que la organización desarrolla en Kouakoualé, al sur de Burkina Faso, señaló que “hoy en día el proyecto nos ha permitido sostenernos de forma independiente, pero todavía tenemos mucha incertidumbre. Podemos pagar la escuela de los niños, los cuidados médicos pero pedimos que el proyecto siga acompañándonos para poder reforzar lo que hemos conseguido hasta ahora. Nos gustaría que todo el pueblo llegara a ser autosuficiente y pudiera sustentar a todas las familias”.

Lecciones solidarias

Para Contreras, “a pesar de la crisis económica, la sociedad española sigue dando lecciones de solidaridad al Gobierno. En el  terremoto de Haití, la población aportó más de 100 millones de euros y para la emergencia del Cuerno de África, ya habiendo más de 5 millones de desempleados, la ciudadanía donó cerca de 29 millones de euros.”

La política de recortes del Gobierno en ayuda humanitaria pone en entredicho que España pueda seguir contribuyendo a salvar vidas en crisis futuras. “En un mundo en el que cada vez más millones de personas sufren las consecuencias devastadoras provocadas por conflictos armados y desastres naturales, la cooperación española con estos drásticos recortes no tendrá otra solución que dejar abandonadas a personas afectadas  o elegir entre unas víctimas u otras”, concluyó Contreras.

Foto: Luis Javier Modino Martinez

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados