El número de discapacitados creció un 8,3% en 2010 respecto al año anterior

19. diciembre 2011 | Por | Categoria: Nacional

banda_seccion_act-nacional

>>> La tasa de actividad laboral de la población discapacitada fue del 36,2%, frente al 75,9% de la población sin discapacidad

 

Madrid.- Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), un total de 1.171.900 personas de edades comprendidas entre los 16 y los 64 años y residentes en hogares tenía certificado de discapacidad en 2010, con un incremento del 8,3% respecto al año 2009.

 

Esta cifra representaba el 3,8% de la población total en edad laboral, frente al 3,5% del año anterior.

 

La discapacidad es un fenómeno en el que las variables de sexo y edad tienen gran importancia. Su prevalencia es mayor entre los hombres en edad laboral (54,6% en 2010) que entre las mujeres (45,4%). Además, está directamente relacionado con el envejecimiento de la población. Así, en el año 2010 un 61,6% de la población de personas con certificado de discapacidad en edad laboral tenía más de 44 años, frente un 5,8% que tenía menos de 25 años. Este hecho resultaba más significativo aún entre las mujeres, con un 64,7% de ellas con más de 44 años.

 

Los tipos de discapacidad que mayor incidencia tuvieron sobre la población en edad laboral en 2010 fueron los asociados a deficiencia osteoarticular (23,3%) y trastorno mental (17,6%). En el extremo opuesto, las deficiencias del sistema digestivo, metabólico y endocrino (4,3%) y del sistema auditivo (5,7%) se presentaron en menor grado en dicha población.

 

Cabe destacar que las deficiencias del sistema cardiovascular, respiratorio e inmunológico son aquellas que presentaron mayor disparidad entre la población masculina y la femenina.

 

En concreto, del total de personas que registraban esta deficiencia el 64,2% eran hombres y el 35,8% mujeres.

 

Actividad, empleo y paro

 

En términos globales, y desde el punto de vista laboral, el aspecto más significativo para el colectivo de las personas con discapacidad legalmente reconocida es su baja participación en el mercado de trabajo, y no tanto su nivel de desempleo. De hecho, su tasa de actividad fue del 36,2% en 2010, frente al 75,9% de la población sin discapacidad.

 

En el año 2010 la tasa de paro para el colectivo de personas con certificado de discapacidad superaba en 3,2 puntos a la de la población sin discapacidad. Pero, atendiendo a su evolución, en los dos últimos años la tasa de paro se ha incrementado en menor medida para las personas con discapacidad. En concreto, se incrementaba 1,5 puntos al pasar del 21,8% de 2009 al 23,3% de 2010.

Por su parte, la tasa de desempleo de las personas sin discapacidad crecía dos puntos hasta alcanzar el 20,1% en 2010. Las diferencias más significativas se encuentran en los jóvenes, dado que para la población de personas con certificado de discapacidad de 16 a 24 años, la tasa de paro (51,7%) era 10,3 puntos porcentuales más que para el caso de las personas sin discapacidad (41,4%).

 

Por sexo, la tasa de paro de las mujeres con certificado de discapacidad en 2010 (24,9%) era superior a la de los varones (22,3%).

 

Por su parte, la tasa de empleo de los varones con certificado de discapacidad superaba en más de ocho puntos a la de las mujeres.

 

El número de personas inactivas aumenta notablemente con la edad, superando el 70% de las personas con discapacidad de más de 44 años en 2010. Para las personas sin discapacidad esta tasa se situaba en torno al 30%.

 

Según el tipo de discapacidad, la asociada a deficiencias auditivas es la que presentaba mayores tasas de actividad (58,2% en 2010). Por su parte, la asociada a trastorno mental tenía las menores (24,9%).

 

La intensidad de la discapacidad también incide sobre la participación en el mercado laboral. Así, la tasa de actividad del colectivo de personas con grado de discapacidad inferior al 45% se situaba en torno al 55% en 2010, mientras que para las personas con discapacidad de grado mayor o igual al 75% descendía al 14,2%.

 

La tasa de actividad de la población de personas con discapacidad aumenta a medida que se incrementa el nivel de formación. En 2010, se alcanzaba una tasa de actividad del 59,7% en personas con discapacidad con estudios superiores, 23,5 puntos más que la media.

 

Además este incremento hace disminuir las diferencias con la población general en más de 11 puntos.

 

La percepción de ingresos y pensiones también es un elemento ligado a la situación de actividad de las personas con discapacidad. Un 91% de las personas con certificado de discapacidad que recibieron alguna pensión en 2010 eran inactivas y sólo un 38,2% de quienes no percibieron pensión eran inactivas.

 

Ocupación y discapacidad

 

El 89,3% de las personas con discapacidad que trabajaron en 2010 lo hicieron como asalariados y el 78,9% de ellos tenía contrato indefinido (cuatro puntos más que para la población general).

La mayor estabilidad en los contratos para el colectivo de personas con discapacidad se daba en la población masculina (80,8% de indefinidos en 2010) y en edades superiores a 24 años (77,2%).

 

El 86,6% de los ocupados con discapacidad trabajaba a jornada completa en 2010. Aunque no existen diferencias significativas entre personas con discapacidad y sin discapacidad en términos de tipo de jornada, las personas que afirman tener jornada parcial por motivos relacionados con la enfermedad o incapacidad abundan más dentro del colectivo de personas con discapacidad (1,8% frente a 0,1%).

 

Más de tres cuartas partes de los ocupados con discapacidad desempeñan su actividad en el sector Servicios.

 

Por comunidades autónomas

 

El porcentaje de personas con certificado de discapacidad en edad laboral sobre la población de 16 a 64 años oscila entre valores superiores al 5,5% en Principado de Asturias, Región de Murcia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y valores inferiores al 3,3% en Baleares, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid.

 

Las comunidades autónomas que presentaron mayores tasas de actividad dentro del colectivo de las personas con discapacidad en 2010 fueron Murcia (48,9%) y Comunidad de Madrid (40,9%).

 

Por su parte, las que tuvieron las mayores tasas de inactividad fueron Canarias (con un 72,4% de inactivos dentro del colectivo de personas con certificado de discapacidad) y Andalucía (68,5%).

 

 

Foto: Antonio Cruz/ABr

Tags: ,

Comentarios cerrados