El Observatorio de Agresiones registra 1.363 agresiones a médicos durante los últimos tres años

20. marzo 2013 | Por | Categoria: Nacional

>>> En 2012 se produjeron 416 agresiones, un 16% menos que en el año anterior

Madrid.- Amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 1.363 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en toda España en los tres últimos años, según los datos del  Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC). En 2012 se contabilizaron 416 casos de violencia, de los cuales en un 18% de ellos hubo lesiones.

La muerte de la doctora María Eugenia Moreno, una residente de 34 años que fue asesinada en 2009 por un paciente cuando se encontraba trabajando en el centro de salud de Moratalla (Murcia) fue la punta de lanza para la creación de este Observatorio de Agresiones que, año tras año, recopila los datos de los 52 Colegios Oficiales de Médicos que representan a un colectivo de 225.000 profesionales.

El Observatorio de Agresiones recoge las comunicaciones de agresiones, de los que hace anualmente un estudio sobre los datos cualitativos, tanto del agredido como del agresor (sexo, edad, especialidad, lugar, etc.), así como las denuncias que, desde los Colegios, se derivan por vía judicial. Este Observatorio trabaja, desde el principio de “tolerancia cero” ante estas conductas, en un tratamiento multidisciplinar del problema para establecer las medidas preventivas contra la violencia.

El Observatorio de Agresiones ha auspiciado los convenios firmados con las Fiscalías provinciales y las Administraciones autonómicas en colegios de 7 comunidades autónomas que han servido, sin duda, para avanzar en procedimientos judiciales rápidos, expeditivos y ejemplarizantes, en los que la consideración como delito de atentado contra la autoridad pública ha sido esencial.

Es posible que todas estas medidas hayan repercutido en el número de agresiones que, en 2012, han disminuido un 16% respecto a las registradas en al año anterior, aunque los datos revelan una prevalencia de estas conductas violentas en el ámbito sanitario, donde según la OMS, se producen el 25% de los incidentes de violencia en el ámbito laboral.

Del estudio sobre Agresiones, se desprende que el mayor porcentaje de agresiones lo sufrieron las mujeres (el 54%), frente al 46% de hombres agredidos. El año anterior, el porcentaje fue a la inversa. En cuanto a la distribución por tramos de edades en los que se produce la agresión, los médicos de 46 a 55 años representan el 37%, seguidos por los de 36 a 45 años con un 28%, y los de 56 a 65 con un 19%. Pero también los jóvenes de entre 26 y 35 años representan el 14% y los mayores de 66 años el 2%.

En cuanto al sector sanitario, sigue siendo el público donde se producen la gran mayoría de este tipo de conductas violentas, con un 89% de los casos, mientras que en el sector privado se han producido el 11%, datos similares a los del año anterior. Y, sobre el ámbito donde se produce la agresión, sigue siendo la Atención Primera la que se lleva la mayor parte (68%), frente a la hospitalaria (19%) y otros ámbitos (13%). De estos ámbitos, el 65% de las agresiones se producen en consulta y/o internamiento, el 22% en urgencias y 13% en otros.

De los agresores, el 28% de los casos son familiares del paciente; el 28% son pacientes no programados, es decir, sin cita previa; el 25% son de pacientes programados y el 19% son usuarios del centro donde se producen las agresiones.

En cuanto al perfil del agresor, el 58% de los casos son pacientes sin antecedentes; el 17% cuenta con antecedentes psiquiátricos; el 15% tiene una enfermedad orgánica y el 10% restantes, presentan antecedentes relacionados con las drogas.

En cuanto a las causas principales de las agresiones, el 27% se producen por discrepancias en la atención médica; el 14% por el tiempo en ser atendido; el 12% por no recetar el medicamento propuesto por el paciente; el 9% por discrepancias personales; el 6% por emitir informes médicos no acordes con sus exigencias; el 5% en relación a la incapacidad laboral; el 5% por malestar en el funcionamiento del centro y el 22% por otras causas. De estos datos, destaca el incremento de los casos producidos por el tiempo en ser atendido con respecto al año anterior, que casi se ha duplicado, pasando del 8% al 14%.

De las agresiones producidas, en el 18% de las mismas se produjeron lesiones. Y del total, el 15% conllevaron baja laboral. En cuanto a las acciones emprendidas desde los Colegios, en el 70% de los casos se efectuaron diligencias; en el 68% de ellas se presentaron denuncia y en el 46% se celebró juicio.

El Observatorio de Agresiones ha analizado un total de 83 sentencias, de las cuales 29 conllevan delitos por atentado contra la autoridad pública, lesiones y amenazas y el resto han sido consideradas faltas por diversos motivos: debido respeto al orden público, lesiones, maltrato, injurias, vejaciones, amenazas, coacciones, hurto y daños.

Recortes y agresiones

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Enfermería (SATSE), Alejandro Laguna, ha manifestado que “cuando un profesional es agredido, también son agredidos el resto de ciudadanos que son atendidos por él y le necesitan, e incluso, aunque no lo quiera ver, el propio agresor, al romperse el principio de confianza que debe haber”.

La organización sindical ha advertido que la probabilidad de que ocurran este tipo de incidentes es mayor si la calidad de la atención que se ofrece al paciente disminuye por los recortes que se están produciendo en el Sistema Nacional de Salud. Laguna ha reiterado que una de las consecuencias de los recortes que están imponiendo las administraciones sanitarias es una menor calidad en la atención al paciente, más esperas y menos recursos, lo que puede conllevar mayores niveles de ansiedad y que éste o algún familiar protagonice un altercado con los profesionales sanitarios, especialmente las enfermeras, al ser las más cercanas a ellos.

Laguna ha recordado que SATSE lleva desde 2005 desarrollando una campaña permanente de sensibilización, bajo el lema “La agresión no es solución”, con la que se anima a denunciar tanto agresiones verbales, las más frecuentes, como amenazas o agresiones físicas. Además, se demanda que el profesional sanitario sea considerado como autoridad pública en las comunidades autónomas en las que aún no lo es.

El portavoz sindical ha insistido en que, mientras sigan produciéndose este tipo de situaciones, SATSE continuará demandando una mayor sensibilidad a la sociedad e instando a los poderes públicos a que se castiguen penalmente las agresiones y a que garanticen la seguridad de los profesionales. De igual manera, el sindicato pide a los profesionales que denuncien cualquier incidente que les haya ocurrido.

Por último, desde el Sindicato de Enfermería se ha insistido en el hecho de que las distintas administraciones públicas instauren los protocolos y actuaciones necesarias tanto para facilitar las denuncias como para asistir al profesional agredido.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados