La economía española cayó un 1,9% durante el cuarto trimestre de 2012 como consecuencia del descenso del consumo interno

28. febrero 2013 | Por | Categoria: Nacional

>>> La remuneración de los asalariados, principal recurso de los hogares, presenta un descenso del –8,5% frente al –5,5% del trimestre anterior

Madrid.- El Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española en el cuarto trimestre de 2012 registra una variación del –1,9% respecto al mismo trimestre del año anterior, tres décimas menos que el estimado para el período precedente (–1,6%). Así, la economía española acelera su decrecimiento anual, como consecuencia de una mayor contracción de la demanda nacional.

En términos trimestrales, la tasa de crecimiento del PIB fue del –0,8%, cinco décimas menos que en el trimestre precedente.

Analizando el PIB español desde la óptica del gasto, se observa una contribución más negativa de la demanda nacional, que alcanza los –4,7 puntos, frente a los –4,0 puntos del trimestre precedente. Asimismo, la demanda externa aumenta cuatro décimas su aportación positiva al PIB, hasta alcanzar los 2,8 puntos, como consecuencia de la mayor desaceleración experimentada por las importaciones de bienes y servicios en relación a las exportaciones.

Demanda nacional

Todos los componentes de la demanda nacional registran variaciones negativas y, en la mayoría de los casos, de mayor magnitud que en el trimestre precedente.

El gasto en consumo final de los hogares experimenta un descenso anual del –3,0% frente al –2,1% estimado para el tercer trimestre, como consecuencia de un empeoramiento en todos los grupos de consumo, siendo más acentuado en los casos de bienes duraderos y de servicios. Esta evolución es consistente con la evolución de la confianza de los consumidores, cuyo indicador empeora el registro del trimestre anterior.

Uno de los factores que ha influido en este comportamiento es el descenso del nivel de ingresos de las familias por la vía de los salarios. La remuneración de los asalariados, principal recurso de los hogares, presenta un descenso del –8,5% frente al –5,5% del trimestre anterior. El adelanto que se produjo en algunas compras por parte de los hogares (en especial de bienes de consumo duradero) debido al incremento de los tipos de IVA que entró en vigor en septiembre puede haber contribuido también a la evolución de este agregado.

El gasto en consumo final de las Administraciones Públicas estabiliza su descenso en el –4,1%, como consecuencia de la evolución tanto de los consumos intermedios como de la remuneración de los asalariados.

La formación bruta de capital fijo aumenta su decrecimiento en más de medio punto en el cuarto trimestre, pasando del –9,7% al –10,3%. Atendiendo a los distintos tipos de activos, los materiales presentan una bajada similar a la del trimestre anterior (del –10,7% al –11,0%), siendo el descenso más acusado en el caso de los activos inmateriales (del 4,8% al –0,5%).

La demanda de activos de bienes de equipo contrae su nivel en casi un punto más, desde el –7,0% al –7,9%, en consonancia con el perfil de los indicadores de producción industrial, cifra de negocios e importaciones de este tipo de bienes. El ritmo de caída de la inversión en maquinaria (–6,1%) es menos intenso que en el caso de los activos de equipo de transporte (–13,0%).

La inversión en activos de construcción registra tasas de variación similares a las registradas en el trimestre precedente, pasando del –12,4% al –12,3%. Tanto las viviendas como las infraestructuras y otras construcciones presentan una pauta similar de decrecimiento respecto al tercer trimestre, situándose en –8,7% y –15,7% respectivamente.

Demanda exterior

La contribución de la demanda exterior neta de la economía española al PIB trimestral aumenta cuatro décimas en este período, pasando de 2,4 a 2,8 puntos, como consecuencia de un peor comportamiento de las importaciones que de las exportaciones de bienes y servicios.

Las exportaciones de bienes y servicios moderan su crecimiento, pasando del 4,2% al 3,2%, en línea con la evolución desacelerada de las economías de los países a los que se destinan estas exportaciones, fundamentalmente de la Unión Europea. Analizando sus componentes, se observa una desaceleración más suave en el caso de los bienes (del 3,6% al 3,0%), que en el caso de las exportaciones de servicios no turísticos (del 9,0% al 7,9%), mientras que las compras de no residentes en el territorio económico experimentaron un decrecimiento de cuatro puntos (del 1,1% al –2,9%).

Finalmente, las importaciones de bienes y servicios aceleran su ritmo de decrecimiento en dos puntos (del –3,4% al –5,4%), en consonancia con el menor nivel de actividad. Todos sus componentes presentan decrecimientos, de mayor cuantía en el caso de los bienes (–6,1%) que en el de los servicios (–3,1%).

Rentas

Por lo que se refiere a la distribución primaria de las rentas, la remuneración de los asalariados aumenta su decrecimiento en tres puntos respecto al dato del trimestre anterior, al pasar del –5,5% al –8,5%. Este resultado es consecuencia de la bajada experimentada por la remuneración media por asalariado en el cuarto trimestre, del 0,1% al –3,0%.

Gráfico: INE

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados