Atasco sin solución

8. enero 2013 | Por | Categoria: Cartas al director

Unos están de acuerdo y otros no evidentemente. Yo nací con el Tranvía y seguro que moriré con él y quizás con otra nueva tecnología, pero sí que estoy de acuerdo con este medio de transporte.

Pero si me qué voy a centrar en el problema que tenemos en el Actur-Zaragoza, esto viene de hace tiempo pero ahora ya es más grave. Tenemos un Centro Comercial de hace años (y no me refiero a la Gran Casa) y el problema de logística que tiene lo pagamos todos los vecinos de alrededor. En la Avenida Gertrudis de Avellaneda tiene una entrada para sus mercancías y nunca se pudo aparcar, en dichas aceras existen unas placas las cuales indican que no se puede parar, pues bien los camiones siempre aparcaron a altas horas de la noche y si esos camiones eran frigoríficos de madrugada ponían los motores de sus congeladores al máximo de potencia y ello conllevaba que los vecinos no podíamos descansar por dichos ruidos. Esto se denunció por activa y por pasiva y parece que últimamente se va arreglando. Aunque la inmensa mayoría de los vecinos tuvimos que poner doble ventana.

Pero ahora con la ya línea del tranvía surge otro problema, los camiones para entrar a dicho muelle y si son tráiler no pueden entrar en condiciones, es decir, tienen que hacer varias maniobras para poder acceder a los mismos y además muchas de las veces a mitad de entrada pegan en el suelo y quedan durante varios minutos atrapados, consiguiendo en dicha avenida unos atascos graves al coincidir en horas punta, cuando la ciudad despierta y todo los vehículos se ponen en marcha tanto particulares como los autobuses escolares.

¿Cómo se va a solucionar esto?

Hasta ahora que yo sepa nadie ha puesto remedio a esto y además nunca se ve a la Policía Local o Municipal en dicho lugar para controlar el tráfico y tomar medidas para solucionar dicho problema.

Quiero que este escrito llegue a quien corresponda y tome las medidas oportunas para que nadie se sienta perjudicado ni los que lo provocan, ni los que lo sufrimos.

Claudio Picó (Zaragoza)

 

Comentarios cerrados