CRÓNICA DE ARAGÓN no se está equivocando (en cuanto a economía se refiere)

14. marzo 2011 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Raúl Bruna.- Son un montón de veces las que hemos publicado en CRÓNICA DE ARAGÓN la mala marcha de la economía española y los malos augurios que de nuestros análisis se desprendían.

 

Tanto en los artículos de la sección de economía, como en los que expresan opinión, hemos sido fieles a nuestro carácter realista, ese que tantas veces ha sido tachado de pesimista pero que, con el paso del tiempo y los acontecimientos que lo entretienen, queda claro a cualquier mente analítica que se quedaba corto.

 

Hemos hablado de la falsedad de una salida de la crisis de manera controlada, incluso de la falsedad de esa salida con carácter próximo, como hemos hablado de la posibilidad de que la situación no sólo no señale su final sino que se avecinen recaídas de mayor calado, todavía.

 

También hemos hablado de la inutilidad de nuestros políticos, de uno u otro signo, entendiendo inutilidad no como un insulto sino como un adjetivo descriptivo, y el paso del tiempo, acompañado por los acontecimientos, hace que cada vez sean más signos los que den la razón a CRÓNICA DE ARAGÓN.

 

En plena crisis económica, y del calado que ésta tiene, resultaba impensable para nosotros mismos que sean los propios empresarios de alto nivel quienes compartan nuestros vaticinios e, incluso, algunos argumentos, aunque sus intenciones políticas, que siempre las han tenido aunque lo nieguen, sean completamente diferentes a las nuestras.

 

A veces pasa eso, incluso muchas veces ocurre que buscando un mismo fin o un mismo destino, unos optamos por un camino y otros por otro distinto. Lo que marca la diferencia es quién busca un interés personal y quién busca un interés general, incluso patriótico, que tan de moda está, porque no es lo mismo creer que el país va bien cuando los poderosos están bien y reparten sus migajas, que estar convencido que un país nunca va bien si sus ciudadanos, todos, no comen la parte que les corresponde, por ciudadanos del país, de la tarta patriótica que debería ser la riqueza patria, sea mucha o poca.

 

También hemos hablado de la desconfianza que a los ciudadanos nos crean las tan distintas opiniones y los tan distintos datos que, a modo de previsión, nos ofrecen unos u otros estamentos o instituciones. Pues queda claro que CRÓNICA DE ARAGÓN no se equivocaba.

 

Ahora, la agencia norteamericana Moody’s rebaja la calificación de la solvencia económica española de “sobresaliente” a “notable”, lo que siendo una nota alta causa estragos en esa cosa llamada “mercados” y que son los responsables directos de nuestro hundimiento económico como país.

 

Esta agencia tan inteligente calcula que nuestro sistema financiero necesita entre 40.000 y 50.000 millones de euros para “ordenarse”, cuando nuestros también supuestamente inteligentes gobernantes cifraban ese “orden” en 20.000 millones.

 

Después de los cálculos de los inteligentes gobernantes patrios, llegó el Banco de España, con su nada amigable Fernández Ordóñez a la cabeza, mejorando, paradójicamente, la cifra gubernamental y rebajándola hasta los 15.152 millones de euros.

 

Otra agencia de esas que opinan e influyen en los mercados de las narices y que se llama Fitch, cree que son 38.000 millones los necesarios.

 

¿Alguien puede sentirse seguro en una situación así? ¿Alguien puede creer a instituciones, agencias o a la madre que los parió a todos?

 

Me enseñaron que dos por dos son cuatro, y que yo sepa, las cuentas, en economía, son aritmética, por lo que deduzco que instituciones y agencias y sus muelas manejan aritmética y futurología al antojo de quien mantenga unos u otros intereses.

 

Y hablando de intereses, nadie mejor que un empresario de los gordos, de la Spain different de toda la vida, para demostrar que CRÓNICA DE ARAGÓN no se equivocaba, en cuanto a economía se refiere, porque para dar el paso que Juan Roig, Presidente de la cadena líder en distribución del país, ha dado, tiene que estar la cosa muy, pero que muy malita.

 

Dice mister Roig, el más de lo más en Mercadona, que “la crisis no ha acabado, y que lo peor está por llegar”.

 

Bien, dando ánimos y confianza a los mercados esos.

 

Y dando sentido a la petición de elecciones anticipadas que Marianico (el seseante) y su acólito expresi (el de las Azores) tanto desean y con las que tanto dan el peñazo, el bueno de don Juan analiza que “2011 sólo tiene una cosa buena, que será mejor que 2012”.

 

Menos mal, para los del PP, que siempre podrán echar la culpa al pasado socialista–gobierno, esa época en la que nunca, ni una sola vez, han propuesto medida concreta alguna sino simples obviedades o generalizaciones sin fondo escondidas en discursos ambiguos e inconcretos.

 

También coincide mister Roig con CRÓNICA DE ARAGÓN, en su apartado económico o de opinión del que suscribe, diciendo que “nos hemos pasado veinte pueblos, creíamos que éramos un país muy rico, pero hemos descubierto que éramos un país mucho más pobre”, lo que me recuerda la cantidad de veces que hemos aludido a la necesaria humildad y reconocimiento de uno mismo para que los objetivos a plantear sean reales.

 

En fin, que cuando he leído en la prensa fetén las declaraciones del señor Juan Roig, y teniendo en cuenta lo que representa, que no es poco, no me he resistido a escribir este folletín, un poco como homenaje personal y colectivo a CRÓNICA DE ARAGÓN y otro poco pensando en la ciudadanía de este país (y si se me permite, del resto de países), más que nada porque no hay problema que se solucione si no hay un reconocimiento del propio problema.

 

En la conciencia, tantas veces dormida, de cada uno, queda.

 

 

Foto: archivo MONCLOA

Tags: , ,

Comentarios cerrados