La realidad pone en evidencia las competencias cedidas por Agapito Iglesias

27. julio 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

por Armando Sanjuán

El mandatario del Real Zaragoza se pasa por el forro de sus caprichos lo que promete. Las competencias ofrecidas al presidente Fernando Molinos y al entrenador Manolo Jiménez, son pura pantomima.

Desde la compra del club por Agapito, el Real Zaragoza arrastra un lastre difícilmente transportable. Utilizando un símil, podríamos decir que es un vehículo que tiene los neumáticos bajos de presión y el motor gripado.

¿Molinos y Jiménez serán capaces de ponerles la presión necesaria para no derrapar? El problema no es que estén desgastados, es que son de segunda mano. Más problema es el motor. La avería únicamente se soluciona poniendo un motor nuevo, pero esto es imposible porque no hay un euro.

A falta de 28 días para empezar a “rodar”, únicamente han podido ponerse nuevos los neumáticos delanteros. Nunca se sabe la dirección que lleva Agapito, pero por experiencias de pretemporadas anteriores, sabemos que se le ve el plumero. El problema surge cuando el motor pierde aceite, impregnando hasta los asientos. 

No poner remedio es peligroso. Si la fuga continúa, el problema se agudiza. Procure no extenderla más. En recientes declaraciones a preguntas sobre si acudirá a la Romareda, Agapito contestó: “Iré cuando me interese”.

Respuesta retadora y poco galante. Más humilde hubiera sido decir algo así como “con el permiso de la afición”. La afición perdona pero no olvida. Por favor no eche leña al fuego. Le aconsejamos lecciones de imagen y de civismo. Tiene en casa a la persona indicada: Fernando Molinos. Pídale consejos.

Parece que el nuevo presidente está intentando bobinar el batiburrillo encontrado en el vestuario y en los despachos ¿Le han informado de lo acontecido desde mayo de 2006? Si lo han hecho, se habrá dado cuenta de las habilidades del “ladrillero”. Con facilidad, cambia el “Digo” por el “Diego” donde dijo “Digo”. Habitual en sus formas.

Manolo Jiménez empieza a ponerse nervioso. Es loable su coraje, su casta de ganador, su responsabilidad, su aguante,… pero da la impresión de que ya está harto de tragarse los sapos agapitenses. Todo tiene un límite. El fiasco en el último partido, en el que se perdió 1–0 ante un recién ascendido a 2ª B, altera la sangre de toda persona responsable que trata de cimentar el éxito en el trabajo cotidiano.

Si los poderes absolutos dados a Molinos y a Jiménez no se materializan para la reestructuración de un nuevo Real Zaragoza, Agapito nos habrá dado la séptima puñalada. Seguiremos sufriendo los mismos problemas de años precedentes. Desde hace días, Jiménez reitera que le faltan 7 jugadores para completar la plantilla. No se muerde la lengua manifestando que ya es tarde.

“Lo pactado, contemplaba tener la plantilla completa en Navaleno”, dijo el entrenador zaragocista.

Relatar los nombres de jugadores que han estado “prácticamente” fichados, ocuparía más de un folio. Apoño, Recio, Fuego…  son en estos momentos los que tenemos en la “punta de los dedos” ¿Llegarán? Lo ponemos en duda. Ayer sorprendió con el fichaje de Romaric, procedente del Sevilla, medio centro de 1,90. Firma por dos años. Internacional marfileño con pasaporte francés, llega con la carta de  libertad.

Comprendiendo que el equipo se está fraguando, no es esto óbice para ir opinando sobre los jugadores, individual y colectivamente, y sobre sus cualidades de actitud, velocidad, anticipación, entrega o trato con el balón.

La semana pasada en este medio destacábamos alguna de las cualidades de Wilchez. En los partidos jugados en esta semana, ha vuelto a marcar diferencias.  Montañés, interior derecho, es otro de lo jugadores incorporados que motivan estímulos, no obstante habrá que esperar a que empiece lo serio.

Zuculini deberá dosificar sus entradas. Dos amarillas en sendos partidos amistosos, son preocupantes. Jiménez supuestamente, ya le habrá advertido.

Preocupan el futuro de los canterazos, Kevin Lacruz, Goni, Laguardia y alguno más. Jiménez en declaraciones, a la vista de la nula incorporación de fichajes, manifestaba la posibilidad de traer cedidos.

Sin embargo, no se comprende llenar al vestuario de jugadores para que se formen (jugadores que no interesan en sus clubes), y que no se cuente con los canteranos de la casa, algunos de los cuales rondan los 23 años ¿Mandarlos al filial? ¿Para qué? Evidentemente harán bien en no aceptar ese trueque. En la pretemporada han demostrado que su valía está a más nivel de alguna de las “figuras” fichadas.

La no presencia de los fichajes esperados (7 jugadores) ha motivado que  Jiménez haya tenido que coger a diez jugadores del filial para completar el equipo, lógicamente los mejores. Esta necesidad ha dejado con el trasero al aire a los dos equipos: Real Zaragoza y Real Zaragoza B, ninguno de los cuales está pudiendo realizar una pretemporada en condiciones.

Una situación enojosa que demuestra los desastres de este Real Zaragoza. Esperamos que el presidente Fernando Molinos vaya tomando notas que den soluciones a los múltiples y gravísimos problemas que tiene por delante.

Estaremos expectantes.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados