El problema nuclear

6. abril 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Los últimos días han sido testigos de un acuerdo histórico entre la República Islámica de Irán y el llamado G5+1, un variopinto grupo de países que reúne a las cinco potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, y a la más notoria de las derrotadas. En el centro del debate, el nivel de tolerancia que EEUU, Rusia, Francia, Reino Unido, China y Alemania están dispuestos a exhibir para que una dictadura teocrática pueda utilizar combustible nuclear con fines energéticos y no militares.

Desde el primer momento, el pacto ha contado con la frontal oposición de un pequeño país de Oriente Próximo llamado Israel, y con la absoluta desconfianza del lobby proisraelí que se halla instalado en el corazón del Congreso de los Estados Unidos, una circunstancia que va a dificultar notablemente la convalidación del acuerdo por parte de las cámaras legislativas de ese país.

En cualquier caso, y más allá de las riñas entre vecinos, el problema nuclear de esta cuestión es la tozudez con la que muchos gobiernos siguen apostando por la energía atómica, incluso en su dimensión “pacífica”. Cuando tragedias como las de Chernóbil o Fukushima han demostrado que el ser humano es incapaz de controlar totalmente esta fuente de energía y de hacerse responsable civil de sus potenciales efectos catastróficos, el debate no consiste en impulsar otras fuentes renovables a nivel global (como aconsejaría la razón), sino en las condiciones que se imponen a un régimen totalitario para que pueda usar el átomo.

El tiempo dirá si los requerimientos impuestos por EEUU, Rusia, Francia, Reino Unido, China y Alemania (las Naciones Unidas, por cierto, de nuevo suplantadas) son o no suficientes para que un Estado no democrático ni respetuoso con los Derechos Humanos se ciña al uso civil de la energía nuclear. Lo que ya ha dicho el tiempo es que ese uso civil puede suponer una rápida devastación en caso de accidente, o una muerte a largo plazo si hablamos de la gestión de los residuos que produce.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados