Huida hacia delante en Ucrania

26. agosto 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

A través de una medida que bien podría calificarse de autoritaria, el presidente de Ucrania ha anunciado la disolución del Parlamento de su país, y la convocatoria de elecciones legislativas para el próximo 26 de octubre, tres años antes de la fecha fijada para esta convocatoria.

Tras la excusa de que se trata de un paso necesario para el plan de paz ideado por las actuales autoridades de Kiev, lo que esconde esta medida es el propósito de acabar con los restos institucionales de una cámara legislativa elegida democráticamente en 2012, y cuestionada tras el golpe de Estado fascista que ha culminado con el multimillonario Petro Poroshenko en la Presidencia del país, después de unos comicios presidenciales de dudosa representatividad.

Al parecer, el argumento de la democracia es una simple moneda de cambio en manos de los actuales regidores de Ucrania y de sus socios ideológicos de Bruselas y Washington. El ejemplo más claro es el de la península de Crimea. La decisión democrática de sus habitantes de unirse a la Federación Rusa como respuesta al hostigamiento lingüístico y cultural de los golpistas triunfantes del Euromaidán, es interpretada en Occidente como un grave atentado contra el orden establecido.

Según la doctrina del eje Kiev-Bruselas-Washington, debe prevalecer la decisión de un dictador soviético llamado Nikita Kruschev en el sentido de regalar esta península rusa a la entonces República Socialista Soviética de Ucrania, sobre la voluntad de un parlamento crimeo elegido democráticamente que plantea un cambio de estatus posteriormente ratificado en referéndum de forma aplastante.

La permanente doble vara de medir en manos de quienes siempre consideran la ley del embudo como una norma de rango superior a todas las demás.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados